24.4 C
Dos Hermanas
sábado, 17 de agosto de 2019.

Dime cuánto criticas y te diré…

(Mt 5, 13-16) Estamos acostumbrados a criticar. Y al decir esto no quiero decir que estamos acostumbrados a analizar críticamente las situaciones que vivimos para solucionar los problemas que hay en nuestra vida. Nuestra crítica, las más de las veces, ni es constructiva, ni es analítica; es, por el contrario, superficial y visceral.

¿Desde recién nacido?

(Juan 1, 1-18) Hubo en la historia de la Iglesia –que como sabéis da para todo– personas que pensaron que Jesucristo fue un hombre tal y como nosotros lo somos, pero que por su virtud y su capacidad de cumplir los mandatos divinos fue “adoptado” por Dios como hijo suyo. Es decir, que el niño nacido en el pesebre, todavía no sería Dios. Jesús llegó a ser, que no es poco, un hombre acogido por la divinidad.

Religiosidad no evangélica

(Mateo 5,13-16) En el nombre del Templo de Jerusalén se asesinó a Jesucristo. Y lo hicieron hombres que decían hacerlo en nombre de la religión verdadera. Jesús de Nazaret fue acusado de hereje y de blasfemo; la pena para esos delitos era la de muerte.

Mártires por amor

(Lucas 20,27-38) NOS SOBRECOGEN los testimonios de los cristianos de Siria o de otros países subyugados al yihadismo. Nosotros vivimos una fe tan integrada socialmente que se nos hace complicado ponernos en la piel de aquellos cristianos dispuestos a poner en riesgo su vida, a entregarla si es preciso, por no renunciar a la fe en Jesucristo. Entregan su vida sin odiar, sin matar, en paz, perdonando a sus asesinos, esperando que su sangre sea semilla de un mundo nuevo…

Iglesia Apostólica

(Lucas 24, 35-48) La fe de los cristianos es apostólica en varios sentidos. El primero de ellos es que se funda en el testimonio de los apóstoles. Gracias a ellos conocemos la vida y el mensaje de Jesús de Nazaret: su proclama del Reino, su acción de liberación en el seno de su pueblo y su muerte en la cruz por fidelidad al amor. Pero, sobre todo, gracias a ellos sabemos que aquel profeta de la libertad y del amor fue resucitado y es fuente de la vida verdadera.

Muy personal

(Marcos 10, 17-30) A VECES NOS empeñamos en hacer del evangelio un sistema moral y nos olvidamos de que el evangelio es una relación personal, muy personal, con Jesús de Nazaret. Él va acompañándonos en el decurso de nuestra vida; y cuando nuestro espíritu está preparado para escuchar su llamada la pronuncia con fuerza y claridad: “Ven, sígueme”.

Trabajo y capital

(Juan 15, 9-17) Desde hace más de un siglo, y ante la situación de la clase obrera a finales del XIX, la Iglesia sintió la necesidad de formular un principio moral ineludible de toda política económica: la prioridad del trabajo sobre el capital.

La actividad política, empresarial y personal de los cristianos debe orientarse a ese principio que busca poner al alcance de todos los bienes que Dios ha creado para todos. Todo político cristiano, cualquiera con sensibilidad humana, ha de buscar que la creación de riqueza revierta sobre los trabajadores y que la acumulación de dinero en unas pocas manos no se convierta, ni un fin en sí mismo, ni una rémora para la vida de las familias. Toda política en connivencia con la especulación financiera se aleja de este criterio ético fundamental.

 

El Dios de los filósofos

Juan 3,16-18 LA NOCHE DEL DÍA 23 al 24 de noviembre de 1654 Blaise Pascal, uno de los mejores matemáticos y filósofos de su tiempo,...

¿No lo notáis?

(Marcos 2, 1-12)Un espíritu nuevo está brotando en nuestras comunidades cristianas, ¿no lo notáis?

Es verdad que siempre el mal que se comenta hace más ruido que el bien que se vive. Es verdad que hay algunos empeñados en vivir una fe que no sale del folclore más vacío, de la condena moralista, de la rutina sin profundidad. 

 

De tu hijo

(Evangelio de la Trinidad) Llegado este momento de mi vida no puedo sino decirte que todo te lo debo a ti. Hubo un tiempo en el que creía ser, en el que creía poder, en el que creía hacer. Pero todo no eran fantasmas de mi imaginación, caminos por los que me iba acercando a la verdadera y única verdad de mi vida: Tú.

Publicidad

Síguenos

7,671FansMe gusta
0SeguidoresSeguir
0SeguidoresSeguir
151suscriptoresSuscribirte

Lo más leído