15.8 C
Dos Hermanas
domingo, 16 de junio de 2019.

Allen es Allen

Es llegar el otoño y estrenarse la nueva película de Woody Allen. No falla. Es la cita ineludible de cada año, que muchos esperamos como agua de mayo porque, aunque a veces no alcance el genio del que es capaz y que muchas veces nos ha enamorado, Allen siempre es Allen, y  siempre estará por encima de la morralla que nos hacen tragar los grandes estudios cada semana. Aquí, el maestro de Manhattan se presta a otra de sus cintas de viajes (a las que se ha entregado en los últimos años, ya que en Hollywood no parecen estar muy por la labor de financiarle) y se marcha a Roma, la ciudad eterna, presentándonos muchos de los tópicos sobre sus habitantes y realizando un compendio de postales turísticas en las que inserta a sus personajes, en unas ocasiones con más acierto que otras, y utilizando el cine de episodios que tan típico fue del cine italiano hace unas décadas.
Son cuatro las historias que mezcla Allen en el filme, que intenta tejer un tapiz de relaciones y sentimientos en la capital italiana. La de un hombre que canta ópera como los dioses, pero sólo en la ducha, y un músico jubilado intenta convencerlo para llevarle a los escenarios, mientras sus respectivos hijos preparan su boda; la de una pareja de recién casados de provincias que llega a la capital para intentar conseguir trabajo en la empresa de los remilgados tíos de él; la de una joven pareja de americanos que recibe la visita de la deshinibida amiga de ella y dinamitará la relación; y la de un hombre normal que empieza a ser perseguido por la prensa, las cámaras, y a ser conocido por todo el mundo, sin que haya hecho nada para ello.
Woody Allen ha llegado a un momento en el que hace lo que le sale de las narices, sin preocuparse de nada más. En realidad siempre lo ha hecho. Aunque en los últimos años es aún más evidente si cabe. En esta cinta se permite rodar con desgana en ciertos momentos. A veces un poco deslavazadamente. Con argumentos que rozan lo inverosímil. Manejando el tiempo a su antojo, y como mejor le venga en cada situación.
A pesar de que las cuatro historias están narradas en paralelo, yendo simultáneamente de una a otra, en realidad no suceden así. Es más, ni siquiera tienen la misma duración (la historia de los recién casados, por ejemplo, transcurre en un sólo día; la de la pareja de enamorados y sus padres (el cantante y el músico jubilado, en unos pocos meses). Pero el personaje más curioso (por el tratamiento que se le da) es el que interpreta Alec Baldwin: un reputado arquitecto en vacaciones, que vivió en Roma treinta años atrás, que se encuentra con Jesse Eisenberg, estudiante de arquitectura, convirtiéndose  en una especie de Pepito Grillo, en la voz de su conciencia, en su ángel de la guarda, a la vez que de los demás personajes que le rodean. Porque es su vida la que está reviviendo.
Y esta es la clave. Aunque tiene algunos momentos divertidos, al espectador le ocurre como a Baldwin, que todo suena terriblemente a ya visto, siempre hay una sensación de déjà-vu que no nos abandona en ningún momento.

1501A ROMA CON AMOR

Es llegar el otoño y estrenarse la nueva película de Woody Allen. No falla. Es la cita ineludible de cada año, que muchos esperamos como agua de mayo porque, aunque a veces no alcance el genio del que es capaz y que muchas veces nos ha enamorado, Allen siempre es Allen, y  siempre estará por encima de la morralla que nos hacen tragar los grandes estudios cada semana.

Más de lo mismo

1501¿QUÉ FUE DE LOS MORGAN?

Lo de la comedia romántica americana empieza a tomar un cariz ciertamente peligroso y a presentar síntomas que demuestran (salvo contadísimas excepciones) un agotamiento del género más que palpable. Al menos en cuanto a ideas se refiere porque en cuanto a taquilla, la cosa sigue funcionando (lamentablemente, el público parece que sigue apoyando unas historias que dejaron de tener sentido y dejaron de ser originales hace ya bastantes años).

Espías en la sombra

crítica de cineMUJERES EN GUERRA

La historia del cine nos ha dado una cantidad ingente de películas sobre la historia de la Segunda Guerra Mundial (o cualquier otro conflicto bélico) en la que los protagonistas son casi exclusivamente hombres, y en el que las mujeres siempre han interpretado papeles accesorios, más que secundarios, de sufridoras en la retaguardia, y eso cuando aparecían. El director francés Jean-Paul Salomé (autor de Arséne Lupin o Belphegor, el fantasma del Louvre, que también contaba con Sophie Marceau como protagonista) ha querido darle a ellas el papel que se merecen, relatando esta historia basada en hechos reales, y sirviendo de homenaje a las mujeres que lucharon, y que dieron su vida por sus países en la este conflicto en particular, y por extensión, en cualquiera en general.

 

Una sátira muy suave

2101ALGO PASA EN HOLLYWOOD

No es una novedad utilizar el mundo del cine para contar una historia. Han sido numerosas las cintas que tienen por argumento el cine, los rodajes, la industria... El cine dentro del cine, vamos. Desde clásicos como El crepúsculo de los dioses, a cintas más recientes como Tropic Thunder, sin olvidar obras fundamentales como El juego de Hollywood de Robert Altman o tan variopintas como Cómo conquistar Hollywood (una de las debilidades no confesadas de este que les habla).

Bizarro triángulo amoroso

Fotograma de la pelícual ExpiaciónEXPIACIÓN 

Ganadora de dos Globos de Oro hace apenas un par de días (los de mejor película dramática y mejor banda sonora, que no es poco), Expiación -jamás entenderé esa costumbre tan hispana de añadir un subtítulo explicativo, ausente en el original, para la versión doblada- se perfila como una de las favoritas para los próximos Oscar, cuya gala también corre peligro (si el conflicto de los guionistas continúa sin arreglarse para entonces). 

Todo en una noche

1501HABITACIÓN EN ROMA

De no ser porque los créditos así lo atestiguan, y porque toda la publicidad y toda la promoción de la película lo certifica, sería difícil constatar que estamos ante una cinta de Julio Médem, ya que éste es el filme mas alejado del estilo, de los trazos, de la estética a los que el director donostiarra nos tenía habituados.

Ciencia vs. Espíritu

Película Orígenes

ORÍGENES

Después de deslumbrar con su debut en el largo de ficción con aquella magnífica película que fue Otra tierra, coescrita con la actriz Brit Marling (que, por cierto, también trabaja aquí), Mike Cahill nos plantea en su nueva creación una historia tejida con mimbres parecidos, pero que, a pesar de la fuerza de sus componentes, y de lo aprendido por el camino, no llega a los niveles de la anterior, quizás porque embarulla un poco el tramo inicial, haciendo que el espectador tarde en entrar al juego que le plantea esta Orígenes (que en su título original tiene el juego de palabras de 'I' y 'eye', que se pierde en la versión española), que fue premiada en Sundance y en Sitges.

Apocalipsis vírico

28 semanas después28 SEMANAS DESPUÉS

Si en la primera parte de la historia, 28 días después, Danny Boyle quería hacer una película de zombis (aunque realmente no lo sean, la cinta podría encuadrarse en el género) sin que se notara que lo eran, en esta continuación de la historia, el canario Juan Carlos Fresnadillo quiere hacer que se note que es una película de zombis, pero contando algo más interesante: la progresiva desintegración de una familia en un ambiente casi apocalíptico.

Sin cadáver no hay delito

1101EL CUERPO

El coguionista de aquella terrible película que fue Los ojos de Julia debuta en la dirección con esta nueva historia, rodada casi con el mismo equipo, y que se puede insertar en el mismo género que la anterior. Si bien es cierto que esta historia (que también protagoniza Belén Rueda, en esta ocasión acompañada de Hugo Silva y un José Coronado de pelazo imposible) no es tan mala como aquella, también lo es que, después de un arranque interesante, recurre a los mismos tópicos, lugares comunes y clichés que otras tantas cintas del mismo estilo: tormentas, apagones, lugares cerrados, polis torpes, etc, etc.

Fantástica adaptación

cineWATCHMEN

Con el precedente de la muy reciente adaptación fallida (por ser condescendientes) de The Spirit aún en la retina, muchos nos temíamos que esta nueva versión de un clásico de la novela gráfica (la de la más grande y más famosa de las novelas gráficas jamás escritas) iba a ser otra decepción, y más teniendo en cuenta que detrás de las cámaras se encontraba Zack Znyder, director que se encargó de la muy flojita, aunque visualmente impactante, 300. Pero afortunadamente, el resultado es muy distinto. Tanto que estamos, sin duda, ante la mejor de las adaptaciones de una novela gráfica, y además, ante una película magnífica, extraordinaria.

Publicidad

Síguenos

7,577FansMe gusta
0SeguidoresSeguir
0SeguidoresSeguir
144suscriptoresSuscribirte

Lo más leído