devoción a la virgen del rocío
Publicidad

Las vísperas de una nueva Cuaresma y las sensaciones de Pentecostés, con la devoción a la Virgen del Rocío, se confundieron el pasado fin de semana en Dos Hermanas. La ciudad vivió una estampa atípica, de las que hacen historia, con la salida extraordinaria protagonizada por la Imagen Titular de la Parroquia de Ntra. Sra. del Rocío por la bendición de su nuevo altar.

La Virgen del Rocío visitó por primera vez el centro de Dos Hermanas, abandonando su feligresía, para hacer una visita a Santa Ana. El viernes por la noche llegaba al templo de la Patrona, precedida por tamboriles, ciriales y un coro rociero. Además de los cantos improvisados que surgían a su paso.

La Virgen, en el altar con la Santa, pasó la noche en su capilla. Donde, el sábado por la tarde presidió el último ejercicio del Triduo, iniciado el jueves antes en la Parroquia del Rocío. Unos cultos que han estado presidido por sacerdotes de diferentes parroquias y animados por coros rocieros de otros municipios, como Tomares, Camas y Gines.

Publicidad

A su término, vuelta a su templo, pero con parada ante el monumento de la Virgen de Valme.

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre