Publicidad

Año 2020, otro año más para seguir viviendo y reivindicando la justicia para y por todas las personas que vieron su vida truncada por la violencia machista.

Un contador violeta que suma y adelanta, nos cuestiona como ciudadanas y ciudadanos libres si estamos haciendo lo correcto, oportuno y con la celeridad necesaria.

Despedimos un 2019 con la tristeza de muchas familias destrozadas a las que hoy acompañamos, familias de mujeres asesinadas, sí, porque no son muertas son asesinadas, que deseamos hacer visibles.

Publicidad

Entramos en este 2020 con la esperanza puesta en valor de futuro y nada más empezar nuestro contador violeta ya está en marcha.

Asesinatos, malos tratos, violaciones crueles, salvajes, individuales y grupales que tratan de justificarse. No es no, una negación bastante clara y todo lo demás es enmascarar y confundir con palabras mal utilizadas que no ayudan a hacer visible la violencia machista ni buscar soluciones conjuntas, ante esta debilidad social.

El abuso de poder, la coacción en grupo previa a una violación ¿no es violencia de género? Protejamos a las víctimas.

Desde la ciudadanía, hombres y mujeres pedimos la ejecución del Pacto de Estado contra la violencia de género que tiene como objetivo fundamental eliminar cualquier tipo de violencia contra las mujeres, haciendo hincapié en la consecución de los siguientes ejes de trabajo:

1. Sensibilización, formación y prevención. Como sociedad no podemos permanecer impasibles ante la desigualdad de género y contra la violencia hacia las mujeres y cómo afecta a su hijos e hijas.
2. Mejorar la respuesta institucional, la coordinación de los recursos y las medidas a realizar.
3. Mejorar el apoyo, el amparo, la seguridad de las mujeres y menores víctimas, así como de otros colectivos más vulnerables como, por ejemplo, el de las mujeres migrantes.
4. Fortalecer la ayuda y seguridad de los hijos e hijas de víctimas de violencia de género.
5. Fomento de la formación de personas profesionales que participen en los procesos de intervención con las víctimas.
6. Reconocer qué sucesos violentos que afecten de forma sexual, física, psicológica o económica a las mujeres, son violencia de género como se incorpora en los principios del Convenio de Estambul.
7. Que se recojan en los Presupuestos Generales del Estado la cantidad necesaria para la puesta en marcha de las medidas recogidas en el Pacto de Estado.

La violencia de género es un reflejo de las desigualdades entre hombres y mujeres y una vulneración de los derechos humanos.

Rompamos el tabú del silencio, exijamos nuestros derechos como mujeres y hombres libres en contra de esta desigualdad, mañana puede ser tu hermana, tu hija, tus nietos y nietas.

Paremos el contador violeta y hagamos de estos, los martes violetas, solo un recuerdo para la historia en un futuro próximo real, donde hombres y mujeres caminemos en un mundo justo e igualitario.

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre