Publicidad

Cuarenta y cuatro años, siete meses y seis días. Este título que en principio parece una canción de Joaquín Sabina, es muchísimo más que eso para mí, es toda mi vida laboral en el día que he solicitado la jubilación. Parece mucho tiempo pero se me ha pasado casi sin darme cuenta, al igual que el resto de mi vida. Cuando se vive de corazón en el trabajo, en la vida familiar o en general, el tiempo es un factor que no se considera ni se valora, afortunadamente la dinámica de la vida desconecta ese reloj contador del tiempo.

Pero hoy, mientras la funcionaria del Ministerio de Trabajo, tramitaba la documentación de jubilación, no he podido evitar mirar atrás, algo que nunca suelo hacer y ha pasado como en un flash toda esta vida de trabajo que en mi caso tengo que confesar llena de satisfacción; como consecuencia posiblemente de que me gustaba el trabajo que hacía y eso es fundamental para llevar una vida laboral digamos “sana” y productiva.

Siempre realicé el trabajo lo mejor que pude, entendí desde muy joven que me pagaban para ello. Nunca fui un trabajador ejemplar pero procuré ser eficiente y rentable, en definitiva consecuente con mi compromiso laboral, fue fácil, solo era honrado conmigo mismo.

Publicidad

Un apartado especial merecen los compañeros que tuve, algunos durante más de treinta años. Sí, no es fácil convivir con personas gran parte de tu vida tantas horas al día, pero tengo que reconocer que con todos tuve una relación cordial y de respeto mutuo, creo que mi militancia sindical contribuyó en gran medida a ello.

Además hay una regla en las relaciones laborales que nunca falla: respeta y te respetarán y con esta máxima los problemas son más fácilmente solucionable. A todos ellos, quiero dar las gracias porque en mayor o menor medida me aportaron ayuda y colaboración y en algunos casos amistad sincera.

Ahora comienza un tiempo nuevo al que me tengo que adaptar y coger otras rutinas que llenen el espacio vacío que me ha dejado la perdida de mi vida laboral. No está siendo fácil lo confieso, pero seguiré intentándolo…

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre