un libro para empoderar a la mujer
Publicidad

Yolanda Veguilla Dávalos acaba de presentar Ave fénix rumbo a Wall Street, un libro para empoderar a la mujer. Ya que, con esta publicación, explica su autora, “pretendo ayudar a mujeres que están viviendo situaciones de precariedad tanto económicas como de violencia de género o maltrato infantil”.

Lo quiere hacer, explica esta nazarena de 52 años, “mostrándoles la posibilidad de cambiar sus vidas, ofreciéndoles la oportunidad de aprender una profesión hasta ahora masculinizada, como es el trading o compraventa de instrumentos financieros”. Y es que, asegura, “yo me empoderé como mujer gracias al trading”. Por lo que el libro es una novela autobiográfica que comenzó como “una necesidad de terapia y sanación”, ayudándole a “avanzar, progresar, liberarse y perdonar”.

Ya que Yolanda dice que ha conocido “la dureza de la vida desde muy pequeña y la diversidad de malos sentimientos que nos envuelven”. Y es que “me enamoré del hombre equivocado, con quien compartiría mi vida durante dieciocho años y sería el padre de mis tres hijos”. Desde ese mismo momento, confiesa, “mi vida se convirtió en un calvario. El maltrato físico y psicológico al que estaba siendo sometida se iban adueñando de mi existencia”.

Publicidad

Tras su divorcio, las necesidades económicas la llevaron al estudio de trading en profundidad para “ganar un dinero extra, aparte de mi sueldo como contable en una empresa de transportes, y poder mantener a mis tres hijos”.

Esto le ayudó a superarse y empoderarse como mujer y se convirtió en la directora de orderflowtrade.com, centro de formación de trading.
Muy sensibilizada con el maltrato, todos los beneficios obtenidos por la venta de este libro para empoderar a la mujer serán donados a asociaciones contra la violencia de género y el maltrato infantil.

Además, Yolando quiere acercarse al público joven, a través de los centros de Secundaria, para explicarles las primeras señales del maltrato. «Hay que educar para que conozcan las alertas y hay que quebrar el muro de la inmoralidad de quienes niegan la violencia machista», asegura.

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre