pronunciamiento de riego
Publicidad

Mañana miércoles, 1º de enero, se cumple el bicentenario de un acontecimiento capital en la Historia Contemporánea de España: el pronunciamiento de Riego, del general Rafael del Riego, que tuvo lugar en el pueblo sevillano de Las Cabezas de San Juan. Tras el cual, se abrió un breve período político conocido como el Trienio Liberal, en el que se restableció la Constitución de 1812. Pero ¿cómo se vivió en Dos-Hermanas este importante acontecimiento?

A finales de 1819, se fueron reuniendo en esta zona occidental de Andalucía un cuerpo de ejército que debía pasar a América para combatir a los insurrectos. Formaba parte de aquel cuerpo el II Batallón Asturiano, al frente del cual se encontraba el general Riego, que, junto a otros muchos oficiales, estaba dispuesto a alzarse en armas contra la monarquía absoluta de Fernando VII.

De esta forma, estando su batallón en Las Cabezas de San Juan, protagonizó un pronunciamiento militar al grito de “¡Viva la Constitución!”. Tras este acto, las tropas de Riego emprendieron una marcha por diferentes ciudades de Andalucía, y pronto se fueron sumando a la sublevación muchas ciudades y regiones de España. En poco tiempo, los liberales fueron ganando terreno, hasta tal punto que el mismo rey Fernando VII no tuvo más remedio que aceptar el juramento a la Constitución de 1812, que él mismo había abolido en 1814. Y con la felonía que le caracterizaba, firmó el manifiesto en el que afirmaba: “Marchemos francamente, y yo el primero, por la senda constitucional”. Eso tuvo lugar el 10 de marzo de 1820.

Día del pronunciamiento de Riego

Publicidad

El mismo día en que se produjo el pronunciamiento de Riego (1º de enero de 1820), tuvo lugar en las casas consistoriales de Dos-Hermanas el juramento de los nuevos capitulares nazarenos, a la cabeza de los cuales estaban Antonio de Ojeda y José Gómez, como alcaldes ordinarios.
La marcha de la política local continuó con la normalidad acostumbrada hasta que el 21 de enero de 1820, llegó un acuerdo de la Real Audiencia de Sevilla en la que se informaba “de la sublevación de varios cuerpos del ejército destinado a Ultramar”, al tiempo que se recordaba que “el procedimiento tomado por la tropa revolucionaria es contrario a la Soberana voluntad de Su Majestad, contrario a las leyes y ordenanzas, y turbativo de la felicidad de los mismos pueblos”.

El acuerdo, entre otras cosas, ordenaba a los Ayuntamientos que redoblasen la vigilancia sobre aquellas personas que entrasen o saliesen de las respectivas poblaciones, y que debían “tener noticia de las conversaciones que se tengan en los Cafés, Juegos de Villar y demás casas de concurrencia”. Todo con el fin de preservar el orden público y evitar la propagación de la sublevación. Los alcaldes ordinarios de la villa acataron, sin más, el acuerdo de la Real Audiencia.

Sin embargo, el concejo de Dos-Hermanas tenía los días contados. A los pocos días del manifiesto del rey Fernando VII, se procedió a la destitución de las autoridades nazarenas y al establecimiento del Ayuntamiento Constitucional de Dos-Hermanas, con Agustín Varela ‘el Menor’ como alcalde único constitucional con carácter interino, entretanto se celebraban las correspondientes elecciones para elegir a las nuevas autoridades. Por desgracia, no se conservan las actas capitulares de aquellos años, por lo que no sabemos en qué día exactamente se produjo la instauración del Ayuntamiento Constitucional, aunque sí sabemos que el 16 de marzo, Varela ya era alcalde constitucional.

Las primeras elecciones municipales del Trienio Liberal se celebraron en la iglesia de Santa María Magdalena de nuestra villa a las diez de la mañana del día 3 de abril de 1820. Aquel día era festivo, y tras las misas, se procedió a realizar esos comicios. Debemos recordar que la elección de los capitulares no era directa, sino indirecta. Esto es, aquellos que tenían la condición de ciudadanos (no toda la población adulta, solo los hombres que reunían una serie de condiciones de tipo económico) proponían a nueve electores, y los nueve propuestos con más votos serían nombrados electores. Ellos, a su vez, se encargarían de elegir a los capitulares.

Estos comicios municipales estuvieron cargados de anécdotas y dan para un artículo más extenso, por lo que no nos detendremos, por ahora, en ellos. Sólo diremos que, tras los mismos, salió elegido alcalde único constitucional Francisco Sánchez de Juan. Con él se iniciaría el Trienio Liberal en Dos-Hermanas.

SABÍAS QUE… ? El lugar llamado ‘Paraero de los carros’ se encuentra en la actual avenida de Andalucía, donde desembocan las calles Portugal y del Ejido. Así se denomina porque en ese sitio solían parar los carros de los arrieros que iban y venían de Los Palacios, y ya a principios del siglo XIX aparece documentado este topónimo.

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre