antonio miguel bascón
Publicidad

Vinculado a la Hermandad de Amargura desde que nació, a sus 37 años, Antonio Miguel Bascón Román acaba de tomar posesión como su nuevo hermano mayor. Su apellido lleva 50 años en las juntas de gobierno y él ha ostentado otros cargos hasta dar este paso.

¿Qué le lleva a ponerse al frente de la hermandad?=
El seguir trabajando, como he hecho durante toda mi vida en diferentes puestos, ya fuera en el Grupo Inicial, Grupo Joven o la propia Junta de Gobierno. Una ilusión que fue creciendo y que, gracias a Dios y al apoyo de mis hermanos, hoy se ha hecho realidad. Afronto esta responsabilidad con alegría y con muchas ganas de entregarme aún más a la hermandad de mis amores, poniéndome al servicio de ella y de todos mis hermanos.

¿Cuáles son sus objetivos?
El mío será un mandato continuista, siguiendo la línea que trazaron mis antecesores, sosteniéndonos en los tres pilares de la iglesia: culto, formación y caridad. Y en un cuarto pilar que es la evangelización, ya que las hermandades estamos llamadas a evangelizar con la devoción que despiertan nuestros amantísimos titulares.

Publicidad

¿Qué proyectos tiene en mente?
Tenemos en nuestras manos un proyecto, ambicioso e ilusionante, que ya comenzó mi antecesor, y en el que seguiremos trabajando. Éste no es otro que la restauración de la capilla, que se comprende en la demolición de la antigua casa de hermandad y adecuación del espacio, conforme a las necesidades de un lugar de culto.

¿Cómo definiría al equipo humano que le acompaña?
Pues 20 hermanos comprometidos y dispuestos a trabajar por la hermandad. Se conjugan varias generaciones, la experiencia y sabiduría de los mayores, la templanza de los que ya rondamos la mediana edad y el impulso de sangre nueva, con ilusiones frescas. Además de contar con mis dos inmediatos antecesores, hombres de bien y ejemplo a seguir, Antonio Díaz Moreno y Alfonso Benítez Parra.

¿Cómo ve la Hermandad de Amargura en la actualidad?
Veo a una hermandad consolidada, con un estilo definido y entregada al servicio de la iglesia y de sus hermanos. Ha sabido, a través de sus juntas de gobierno, librar las vicisitudes que se ha encontrado a lo largo de la historia, sin olvidar nunca, el carácter humilde con el que fue fundada hace ya 67 años.

¿Quiere enviar algún mensaje a sus hermanos y hermanas?
Les pido que seamos conscientes del compromiso que requiere el llamarnos hermanos, que actuemos como tales, comprometiéndonos al servicio de la hermandad y seamos conscientes de que todos somos imprescindibles en este camino que seguimos. Por lo que, hagámonos participes del día a día, de los actos que se organicen, en definitiva, de la vida activa de esta corporación.

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre