Publicidad

Una restaurada Ermita de Cuarto ya espera a la Virgen de Valme en su inminente Romería del próximo domingo, día 20. La Hermandad de Valme ha presentado los últimos trabajos de restauración y conservación de este histórico templo, que ha contado con la presencia del alcalde, Francisco Toscano, y una nutrida representación del equipo de gobierno.

No es la primera actuación que se realiza a esta ermita, en la que ya se actuó hace más de 30 años o, más recientemente, hace dos. En esta última ocasión, según el hermano mayor, Hugo Santos Gil, «se actuó en la espadaña, la campana y la cubierta». 

En esta segunda fase de la restauración, explicaba el hermano mayor, los trabajos se han centrado en consolidar el muro izquierdo, «el más antiguo y que peor estado presentaba», y en la ejecución de un nuevo acerado perimetral, «más amplio para evitar posibles humedades». Además de la «limpieza y consolidación de las fachadas, sin que perdiera su impronta».

Actuación en el retablo de la restaurada ermita

Publicidad

La última actuación de esta restaurada ermita ha sido la actuación del retablo que se ha llevado a cabo tras un convenio de prácticas con la Universidad de Sevilla. Los trabajos, dirigidos por Antonio Sánchez Fernández, han sido realizados por  alumnos y alumnas de Bellas Artes durante siete semanas el pasado verano

El propio Antonio ha sido el encargado de explicar ‘in situ’ la labor realizada en este retablo del siglo XVIII, que los Duques de Montpensier trajeron de La Rinconada para este enclave dedicado a la Virgen de Valme. Tras un estudio previo se comenzó actuando «en sellar grietas, en las partes desprendidas o ensambles, además de reconstruir piezas».

Además se intervine, explicaba el director de los trabajos, «en las pérdidas o alteraciones del dorado y en una limpieza química y selectiva para lograr una reintegración cromática». La idea, apostilló, «dar unidad al retablo y devolverle su valor estético».

El alcalde, Francisco Toscano, confesó que desde el Ayuntamiento «estamos encantados con la restaurada Ermita de Cuarto, por el esplendor que ha recuperado la construcción y su entorno». A lo que añadió que «en el consistorio tenemos claro la importancia de la Virgen de Valme para Dos Hermanas, como un punto de encuentro y que es una realidad de su día a día».

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre