Publicidad

Dos Hermanas se prepara para vivir uno de sus días grandes, el de la Romería de Valme. Unos días en los que la ciudad vuelve sus ojos a la Virgen y en los que Ella, y sólo Ella, debe ser la protagonista. Es una tradición tan nuestra que Dos Hermanas no se entiende sin su Virgen de Valme.

Por ello sólo deseo que la romería se desarrolle con absoluta normalidad y que no haya ningún incidente que la empañe. Lo importante es acompañarla a Cuarto con devoción y gloria, dejando a un lado malos hábitos y conductas. Pongamos todos de nuestra parte por una Romería de Valme sin incidentes.

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre