Publicidad

Cuando se miraba al espejo encontraba arrugas nuevas, ver fotografías del pasado le daba nostalgia. Hacía años que su vida estaba vacía, sin aspiraciones y horizontes, vivir se había convertido en un ejercicio de actos puramente primitivos.

Los días eran todos iguales y el tiempo comenzaba a dejar de ser el epicentro de su conducta, solo la pauta básica de cualquier animal, dormir, comer o levantarse. Consciente de su cutre realidad, construyó una estrategia; jugar con los naipes marcados, inventarse una vida maravillosa, creerse el ombligo del mundo, guapa, interesante, ser la envidia de las amigas. Aunque llamándote Paco, calvo y con barriga prominente suele ser muy difícil…

Nuestra mayor gloria no está en no caer nunca, sino en levantarnos cada vez que caemos. Confucio

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre