Publicidad

Lucas 14,25-33

ESTAMOS ACOSTUMBRADOS a que la publicidad de cualquier cosa nos la venda más grande, más tecnológica, con más virtudes de las que de verdad tiene. Sin que sea «publicidad engañosa», se exageran los aspectos buenos silenciando los puntos débiles del producto publicitado. Aquello del 99.99 euros, para no pasar la barrera psicológica de los 100, es un clásico. Por muy lúcidos que nos creamos, siguen engañándonos como a niños.

Pero una cosa es no caer en la publicidad engañosa, y otra bien distinta es poner las exigencias más radicales de tu propuesta sin ambages, sin disimulos, con crudeza realista que llama a sorpresa: «quien no carga con su cruz y me sigue no puede ser discípulo mío»; «quien no renuncia a todos sus bienes no puede ser discípulo mío»; «quien no pospone a su padre y a su madre, y a su mujer y sus hijos, no puede ser discípulo mío»…

Publicidad

Jesucristo no quiere engañarnos; él sabe, y quiere que comprendamos, las limitaciones de nuestro corazón y nuestra voluntad; que somos frágiles, nuestros razonamientos inseguros y nuestra voluntad voluble; que sólo teniéndolo a él como guía y maestro podemos vivir la plenitud de la vocación a la que somos llamados, la plenitud del amor. Jesucristo no quiere edulcorarte los aspectos duros y difíciles de nuestro mundo. Te afronta para que afrontes con madurez lo que de verdad quieres.

«¿Quieres vivir la autenticidad de ser persona?, ¿quieres vivir con realismo y humildad tus debilidades; y aspirar con dignidad a vivir con justicia y solidaridad? (…) Sígueme, poniendo en mí tu confianza, toda tu confianza; no te defraudaré.»

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre