La Asociación Moviendoelrabito busca casas de acogida para los perros sin hogar. Un primer respiro o una ayuda temporal a esta complicada situación, ya que las familias que acojan un animal en casa lo pueden hacer desde días a meses. Además de hacerlo en función de sus necesidades y las del animal, puesto que se necesitan casas con otros perros para sociabilizar al animal abandonado, o sin animales, para casos de aislamiento. Sin dejar de lado la opción de personas que dispongan de mucho tiempo libre, para atender los casos de perros lactantes.

Se necesitan familias

Aunque la gente suele responder cuando se necesita, desde Moviendoelrabito se asegura que hacen falta más casas ya que “tenemos que dejar muchos perros sin hogar fuera por no poder hacernos cargo de ellos”. Para ello, esta asociación suele difundir los animales que encuentra en la calle en su perfil de Facebook, con la intención de encontrar una casa de acogida mientras surge una familia de adopción.

Las personas interesadas y que contactan por esta vía, explican desde Moviendoelrabito, firman un contrato de acogida, en el que el responsable es la asociación, que se hace cargo de todo lo referente al animal, como vacunas, castración, desparasitación e, incluso, aportando comida o cama. “A no ser que la familia quiera colaborar con alguna aportación”, apuntan.
Mucha gente conoce esta figura de las familias de acogida pero “tienen miedo o temen que una vez entre el animal en casa no vaya a salir”. A lo que Juan Manuel Martínez, con su experiencia como familia de acogida responde que “tarde o temprano el animal sale de casa y te quedas con la satisfacción de que está ahora mejor que cuando llegó”. Ya que “pones el cariño y los cuidados para que un animal se encuentre feliz y a gusto”.

Una experiencia personal

Por lo que todas las personas, apunta, “deberían experimentar ser una familia de acogida, por la satisfacción que se siente y el cariño que transmiten los animales”. Eso sí, Juan Manuel asegura que “tienes que tener claro que eres una familia de acogida y, aunque cuando llevas un tiempo con un perro no diferencias, debes hacerlo, porque si no te montas una granja en tu casa”.

Junto con su pareja, Verónica Cabrera, se convirtieron en familia de acogida en noviembre de 2018, haciéndose cargo de Donald, “un punto de inflexión para nosotros al ver a un animal tan necesitado y al que poder darle una oportunidad”. A Donald lo encontraron en la calle “con heridas, esquelético y asustadizo”. Durante cinco meses “ha sido uno más en casa hasta que ha encontrado una familia de adopción”. Ahora, Juan Manuel y Verónica se están dando un respiro, tras esta experiencia, “aunque no estamos cerrado a volver a ser una familia de acogida si se diese un caso de necesidad”.

Si quieres ser una familia de acogida como la de ellos y ayudar a un animal abandonado, ponte en contacto con la asociación a través de su perfil en Facebook o de Instagram, Moviendoelrabitosevilla.

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here