“Cuando una hija quiere celebrar algo va en busca de su madre” y eso es lo que ha hecho la Virgen de Valme en el 150 aniversario de su llegada definitiva a la ciudad de Dos Hermanas. Valme visitó a su Madre y así lo hablaba Eva Mª Ramírez, hermana mayor de la Hermandad de Santa Ana, en el acto de traslado de la Protectora de la ciudad a la capilla de la Patrona.

Fue el pasado lunes por la tarde, en un acto que contó con la presencia de los concejales de Movilidad y Limpieza Urbana, Antonio Morán, y de Juventud, Salud y Consumo, Juan Pedro Rodríguez.

Un altar con historia

La Virgen de Valme llegaba a la capilla, en la que la esperaba en el altar la Santa con la Imagen de San Fernando, luciendo el manto que estrenara el día 23 de junio de 1973.

Allí ha permanecido hasta ayer martes por la tarde, con una serie de actos y oraciones, que han dotado de contenido una jornada histórica. En la que, la hermana mayor de Santa Ana, invitó a la ciudadanía, especialmente a la junta de gobierno de Valme, a que durante ese tiempo se sintieran en su casa, “la de la Madre de la Virgen”.

Las hermandades se han intercambiado unos broches con serrín de la restauración de la Santa y astillas de la talla de la Virgen. A los pies de cada Imagen, el relicario de la otra, con restos de San Fernando y San Joaquín.

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre