Hospital San Agustín ha puesto en marcha la nueva Unidad de Hemodinámica con la que se amplía la cobertura sanitaria del centro hospitalario. De esta forma atenderá las cirugías que hasta la fecha no podían ser realizadas, como los cateterismos.

Esta nueva nueva unidad hemodinámica cuenta con un quirófano híbrido,donde las intervenciones son guiadas por imagen, lo que permitirá realizar intervenciones quirúrgicas mínimamente invasivas, que tradicionalmente se llevaban a cabo mediante cirugía convencional. Mejorando así la calidad asistencial y el profesional puede realizar la operación mediante una mínima incisión. Este «lo que favorece que la recuperación del paciente sea mucho más rápida y evita complicaciones”, según explica la directora financiera ejecutiva de Hospital San Agustín, María Galera.

De esta forma, pacientes que no podían someterse a una cirugía abierta debido a su delicada situación pueden ser candidatos gracias a estas técnicas mínimamente invasivas. Como consecuencia, la recuperación de los pacientes tratados es mucho más rápida que la de aquellos que se someten a una cirugía abierta, reduciendo considerablemente los tiempos de ingreso y los riesgos derivados de la operación.

Disminución de las dosis de radiación y de contraste

Otro de los factores importantes de la nueva unidad hemodinámica es la disminución, tanto para los pacientes como para el personal de quirófano, de la dosis de radiación. En este sentido, el responsable de la Unidad, el cardiólogo Intervencionista, el doctor Santiago Jesús Camacho,asegura que gracias a la tecnología del tubo de Rayos X y los sistemas de minimización de dosis, “conseguimos una resolución de imagen excelente con dosis de radiación ínfimas en comparación con otros equipos más antiguos”.Este hecho ha sido confirmado por diferentes estudios publicados que apuntan que la dosis de radiación y el tiempo de fluoroscopia se reducen a casi la mitad.

No menos importante es la disminución de la cantidad de agente de contraste por paciente, con la consiguiente menor morbilidad a nivel de la función renal asociada a estos procedimientos. No podemos olvidar que disponemos de un sistema de inyección de contraste automático que aumenta la seguridad del paciente y minimiza el uso de contraste yodado”, advierte el cardiólogo.

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here