El Centro Carnavalesco Ibarburu ha celebrado su fin de temporada con una jornada de convivencia, que tuvo lugar el pasado fin de semana en el recinto ferial de Vistazul.

Unas 300 personas se sumaron a esta jornada festiva que también tuvo su carácter solidario. Ya que durante la misma se colaboró con la Fundación Andrés Olivares, que trabaja incansablemente contra el cáncer infantil. El acto contó con la presencia de uno de sus principales impulsores en la ciudad, Antonio Jurado.

Además, durante la jornada, se hicieron donantes de médula, como una de las principales necesidades de este colectivo.

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here