(Juan 8, 1-11)

«TE BESÉ ANTES de matarte», dice Otelo, en el drama de William Shakespeare, antes de suicidarse y caer sobre el cuerpo de su amada Desdémona. Un engaño y un error terrible le llevaron a asesinar a quien más quería. Pero no fueron los engaños y las intrigas de los venecianos que creía sus amigos; fue el pecado mortal de considerar que la persona amada le pertenecía.

La relación de pareja siempre tiene una relación de entrega, de pertenencia: «yo me entrego a ti, y prometo…», dicen los novios en la boda cristiana. Pero esa relación de entrega es siempre libre, y el amor verdadero exige siempre el respeto a la intimidad, la libertad y la dignidad de quien queremos.

En toda situación de pecado hay siempre una reducción del otro al estatus de objeto. Cuando atacamos, chismorreamos, condenamos o explotamos al otro, previamente lo hemos desprovisto de su condición de persona, de hijo de Dios, de hermano nuestro. Hemos dejado de pensar en su bien y hemos comenzado a verlo como objeto de nuestras burlas o nuestros intereses. Al inmigrante que se explota, a la mujer que se maltrata, al compañero que se vitupera, al pobre al que se ignora…, a todos los convertimos en «etiquetas», en «clichés sociales», en números, a los que no ponemos rostro ni acogemos como intimidad personal. Proceso diabólico en el que también nosotros nos volvemos autómatas que poseen, que disfrutan, que someten. Cuando negamos la dignidad al otro, a nosotros mismos nos tratamos como objetos.

Piensa, piensa: ¿A quién por tu desprecio o por tu egoísmo estás cosificando?, ¿de qué manera estás olvidando tu humanidad?

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre