BSR Vistazul perdió la primera de las cinco finales que le quedan hasta que acabe liga. Lo hizo de forma justa ante el Servigest Burgos por 43 a 64 en el Pabellón Pepe Ot de Dos Hermanas. Los visitantes demostraron el por qué es uno de los serios candidatos a ascender a la élite del Baloncesto en Silla de Ruedas en España.

Sin embargo, los nazarenos se encuentran inmersos en la lucha por evitar el descenso de la categoría de plata de este deporte. Por ese motivo, los locales, conscientes de lo que se jugaban, intentaron salir a por todas desde el principio, pero los nervios les atenazaron en exceso.

Tras unos momentos de indecisión por ambos equipos la primera canasta de los burgaleses fue contestada inmediatamente por los sevillanos. Parecía que iba a ser un choque igualado, pero nada más lejos de la realidad. En un visto y no visto el marcador reflejaba un 2-11 en contra de los andaluces.

En un arranque de orgullo llegaron a estar sólo a cuatro puntos (7-11), aunque el conjunto deCastilla y León imponía cada vez más su poderío bajo los tableros. La altura de sus jugadores altos permitía segundas opciones que no desaprovechaban.

Si a esa ventaja se le añadía una gran defensa hacía que el club local no encontrara la forma de revertir la situación. En una primera parte nefasta para sus intereses el electrónico se paró en un contundente 13-34.

La segunda parte comenzó con un BSR Vistazul más competitivo y entonado que, incluso, en los primeros cinco minutos redujo distancias (24-40). Puro espejismo. No era el día de remontadas heroicas, ya que enfrente estaba un experimentado Servigest Burgos que no estaba dispuesto a perder un partido que tan bien tenía encarrilado.

Los últimos veinte minutos fueron los más igualados del encuentro y en ese tiempo ambos acabaron igualados. De nada sirvió a los de Dos Hermanas porque ya se había decidido todo en el primer acto.

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre