CAPITANA MARVEL

Diez años y 22 películas después, el Universo Marvel está a punto de poner fin a su Fase Tres en menos de un mes. Pero justo antes, nos presenta un nuevo personaje que hasta ahora solo había sido citado (sin aparecer físicamente) en la escena postcréditos de la fantástica Vengadores: Infinity war, la película más taquillera hasta la fecha. Y es nada menos que Capitana Marvel, el primer protagonista femenino de este universo con película propia (muy pronto tendremos la película de la Viuda Negra), un personaje que tendrá un papel más que fundamental en el épico cierre que se espera con Vengadores: End game.

Situada cronológicamente al principio de toda la historia, en los años noventa del siglo pasado, nos cuenta la historia de Vers, miembro de la Fuerza Estelar de los kree, en el planeta Hala, que sufre pesadillas sobre un pasado que no recuerda. Durante una misión en el planeta Torfa, es apresada por los skrull, una raza de metamorfos con la que los kree llevan siglos enfrentados. Tras escapar de la sonda de memoria con la que sus enemigos pretenden sacar sus secretos de su mente, acaba en la Tierra y conoce al agente Fury, junto al que intenta localizar el motor ultralumínico que buscan los skrull para ganar la guerra mientras indaga en destellos de su memoria para conocer su pasado.

Capitana Marvel es una película sobre los orígenes, no solo de la más poderosa de los personajes de este universo (incluso más que el mismísimo Thor, que, no olvidemos, es todo un Dios), sino de otro personaje al que conocemos bien de muchas de las cintas de la saga, pero cuyo pasado casi que desconocíamos. No es otro que Nick Fury, un rejuvenecido (gracias al CGI) Samuel L. Jackson antes de quedar tuerto y conseguir su caracterísitico parche. Pero es una película sobre los orígenes peculiar, ya que cuando conocemos a Vers esta ya tiene adquiridos sus poderes, ya sirve en el pelotón de los kree, y es a través de diversos flashbacks como descubrimos su pasado.

Estados Unidos, 2019 (124′)
Dirección: Anna Boden, Ryan Fleck.
Producción: Kevin Feige.
Guión: Anna Boden, Ryan Fleck, Geneva Robertson-Dworet.
Fotografía: Ben Davis.
Música: Pinar Toprak.
Montaje: Debbie Berman, Elliot Graham.
Intérpretes: Brie Larson (Carol Danvers / Vers / Capitana Marvel), Samuel L. Jackson (Nick Fury), Ben Mendelsohn (Talos / Keller), Jude Law (Yon-Rogg), Annette Bening (Supreme Intelligence), Lashana Lynch (Maria Rambeau), Clark Gregg (Agente Coulson), Rune Temte (Bron-Char), Gemma Chan (Minn-Erva), Algenis Perez Soto (Att-Lass), Djimon Hounsou (Korath), Lee Pace (Ronan), Chuku Modu (Soh-Larr).

La película (primera de las veintidós dirigidas por una mujer) es sólida, intensa, emocionante, sin descartar los momentos divertidos. Sin ser innovadora, no pierde el ritmo ni deja caer el interés en ningún momento (salvo quizás en la última secuencia de batalla, que se va de las manos). Y cuenta con una gran Brie Larson, que da empaque y alma a una película en la que sobre un aspecto visual destacable, destaca el mensaje de superación y defensa de la mujer que se siente poderosamente.

Mensaje feminista que incluso supera al de la superheroína de su competencia directa, la Wonder Woman de DC, ya que, aunque comparte ser esa mujer fuerte e independiente, que lucha contra los que siempre la han oprimido o ninguneado, huye de la sexualización tradicional, al no necesitar un escueto y sexy vestuario que la acompañe ni un compañero sentimental alrededor, o un jefe al que demostrar quién es. De hecho, ella misma dice en un momento señalado “No tengo por qué demostrarte nada”.

Por ello, no podía haberse elegido un día mejor para su estreno que el 8 de marzo, ya que Capitana Marvel está lanzando este poderoso mensaje feminista durante todo su metraje, pero especialmente en la secuencia en la que se la descubre como una mujer a la que durante toda su vida, desde muy niña, la han estado bombardeando con la idea de que no puede hacer algo, de que es débil, de que no debería estar ahí, que ese no es su lugar, cayendo al suelo, derribada, mientras ella siempre se ha puesto en pie, una y otra vez, incansable, hasta llegar a ser lo que es: el ser más poderoso de todo el universo Marvel.

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here