Ella miraba de forma crítica el cadáver que previamente yo había despachado. Sin duda su rostro expresaba lo que tanto me temía: la faena estaba mal hecha. Sin embargo, intenté hacer lo que me pidió: “Te dije que no podías expresarte de forma lógica” decía, “simplemente lo lees y cuando has entendido todo empiezas a destriparlo, sin desarrollarlo”.

Recuerdo cómo nos enseñó la forma en que uno debe extraer las ideas del texto. Sin conectores. Sin cohesión. Fue una verdadera carnicería. “Los de la antigua escuela lo hacían con clase” pensé yo. Y era verdad, ellos los mataban con cierto aprecio, casi con cariño. Llegaban a escribir varios párrafos seguidos en honor al difunto, a través de los cuales explicaban de forma detallada la reciente muerte, dándole un carácter personal y dejando su firma en la escena del crimen.

Cuando me metí en el oficio de la lengua nunca creí que me pidieran ser un carnicero. Arrancar idea tras idea y expresarla en frases escuetas y concisas separadas por puntos. Prohibiendo la cohesión y la coherencia entre los enunciados. Aun así, he sacado algo bueno de este acto sin escrúpulos: no nací con ese instinto que parece querer inculcarnos la selectividad. No nací para matar un texto, por lo menos no de forma tan violenta. ¿Por qué nos quieren despojar de la expresión? ¿Acaso un estudiante no debe saber extraer las ideas fundamentales de un texto y expresarlas debidamente en un escrito?

Y al final, sólo quedas tú delante de tu crimen, con tu víctima desmembrada, esquematizada, escueta y concisa; diciéndote a ti mismo que tenías que hacerlo. Sólo entonces comprenderás que el sistema es una basura, ya que te obliga a atrofiarte y asesinar sin reflexión obras maestras.
Si alguna vez te enfrentas a la mirada desdeñosa de tu corrector, espero que tengas que alegar que fue en legítima defensa porque, si de lo contrario, te da una palmada en el hombro y dice “buen trabajo” será entonces cuando la sombra de lo que fuiste desaparezca. Y ellos habrán ganado.

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre