Publicidad

Julen, tú eres el Ángel que todos los días acompañas a tus padres, que en lenguaje mímico por no tener fuerzas contigo hablan, a su manera te escuchan y sienten tus pasos, tú eres el dolor y la esperanza, no solo de padres, familiares y vecinos que por ti sufren, sino de tantas y tantas personas, de todas las edades, gremios y condiciones, que llevados por la dolencia accidental, con el alma encogida, suspiros y lágrimas, en silencio piden a la omnipotencia que te dé fuerzas y ánimo, para que junto a ellos sigas caminando, a la vez agradecer a todos con alegre sonrisa el cariño prestado.

Destacar al ingeniero Sr. García Vidal, director de los trabajos, por el gesto triste que su cara presenta cada vez que es requerido para dar información sobre las operaciones a seguir, su pena contagia a los seguidores del rescate, dotándolos del mismo mal. A él le digo, que no importa el sexo, ser hombre o mujer, es bueno llorar, cuando el corazón lo pide.

Ingenieros, políticos, guardias civiles, policías, sanitarios, conductores técnicos, propietarios de los artefactos, maquinistas, mineros atrevidos, bomberos entusiastas, periodistas informadores, y como no, facultativos y justicia, que últimamente en las cercanías del pozo esperan anonadados el resultado final, amparo y protección. Y muchas personas que movidas por la esperanza, sin conocencia de nada han ofrecido los medios a su alcance y como no, vecinos del pueblo y comarcales, que con ofrecimientos y aportes, con el mayor interés han contribuido y colaborado en la recuperación del pequeño Julen, que la tierra ajena de sentimientos para sí lo quería.

Publicidad

Resaltar a los vecinos de Totalán, hombres, mujeres y niños, que por ser pueblo agrícola y pequeño, en parte viven aislados, que con cariño, esfuerzo y ahínco, a todos los humanos nos han dado lección de civismo, más los niños, que aupados por los profesores, recordando a Julen expusieron sus dibujos.

Comentario que escribo compuesto de etapas, que en una de ellas mi bolígrafo se detiene al escuchar en forma de plegaria, unos cánticos clamorosos que me llamaron la atención, vigilias que ardorosamente cantaban los allegados a la familia.

Dolor profundo

Bajo mi opinión, el dueño de la finca y el pocero, al no poder ser de otra forma, en silencio sufrirán el dolor profundo, a nadie le gusta ser culpable de males, las circunstancias irremediables han dado lugar a ello. Eso sí, advertir seriamente a los poceros y a todas las personas que en sus propiedades tienen trampas parecidas, que los tapen bien, no con materiales que con el tiempo se desliza o corroen, si no con la misma tierra, para estar seguros y evitar disgustos. Sin saber por qué, muchas veces las dificultades le hacen frente a las intenciones del hombre.

Como octogenario avanzado con hijos y nietos, decir que no me gustaría verme en el espejo de los abuelos de Julen, con el prolongado dolor que están pasando, dolor y esperanza, esperanza, compuesta de etapas, unas malas y otras peor; desde la lejanía nos unimos a ellos para ayudarles a llevar la pesada cruz. Como otra mucha gente, día tras día hemos seguido las informaciones sobre el caso, mezclando esperanza y lágrimas para sosegar la inquietud.

Tan pesada se ha hecho la espera, por las dificultades encontradas, que al final la pena se ha vuelto llanto, como es sabido la madrugada del día 26, la policía judicial rescató sin vida el cuerpo de Julen.

Agradecimiento especial a toda la gente que con tanto ahínco ha intervenido en el rescate del niño.

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre