THE OLD MAN & THE GUN

No podría haberse imaginado una despedida mejor que esta para un intérprete como Robert Redford, que con The old man & the gun pone punto y final a su carrera como intérprete. Lo hace con un filme que, en cierto sentido es la culminación a una filmografía y a un personaje con el que el actor se hizo famoso, el de delincuente simpático y seductor.

Inspirado en hechos reales, The old man & the gun narra los últimos años de Forrest Tucker, un ladrón de bancos que realizaba los atracos sin violencia alguna, y que a lo largo de su vida se fugó de la cárcel hasta en dieciséis ocasiones, y que ahora, a sus casi ochenta años sigue robando con sus compañeros de toda la vida, mientras la policía les sigue los talones.

David Lowery, que sorprendió hace casi dos años con su anterior obra, la magnífica A ghost story, cambia aquí radicalmente de registro y plantea una comedia en la que no se desechan los elementos dramáticos y nostálgicos. Una película que celebra la libertad y la vida, con un personaje con el que el espectador no tiene más opciones que empatizar y ponerse de su lado. A pesar de que lo que haga sea legalmente reprobable.

Estados Unidos, 2018 (93′)
Título original: The old man & the gun.
Escrita y dirigida por: David Lowery, basado en un artículo de David Grann.
Producción: Toby Halbrooks, Bill Holderman, James M. Johnston, Anthony Mastromauro, Dawn Ostroff, Robert Redford, Jeremy Steckler, James D. Stern.
Fotografía: Joe Anderson.
Música: Daniel Hart.
Montaje: Lisa Zeno Churgin.
Intérpretes: Robert Redford (Forrest Tucker), Casey Affleck (John Hunt), Sissy Spacek (Jewel), Danny Glover (Teddy), Tom Waits (Waller), Tika Sumpter (Maureen), Ari Elizabeth Johnson (Abilene), Teagan Johnson (Tyler), Elisabeth Moss (Dorothy), Isiah Whitlock Jr (Detective Gene Dentler), Keith Carradine (Capitán Cadler).

Lo hace mediante un homenaje en toda regla al actor, a toda su carrera, rescatando y utilizando incluso fragmentos o imágenes de películas anteriores (La jauría humana, Dos hombres y un destino, El golpe…). Y es que lo que importa no es tanto el tema de los atracos (mucho menos su investigación) sino el retrato de los personajes. Tanto el de Tucker, un hombre que no puede dejar de atracar porque es lo que le hace feliz (los trabajadores que ‘sufren’ los robos destacan la amabilidad y permanente sonrisa de Tucker), como el del policía (interpretado por un Casey Affleck que ya protagonizó la anterior cinta del director) y, por supuesto, el de la parte femenina de la historia, una Sissy Spacek que (en cierto sentido) también es homenajeada aquí.

Es una película amable, entretenida, que cumple con lo que promete pero que no aporta ninguna sorpresa. Un buen homenaje, un buen remate a una filmografía que ha durado casi sesenta años, pero que no es la mejor obra ni de director ni del intérprete.

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here