Hermana mayor de La Cena

Se ha convertido en la nueva hermana mayor de la Hermandad de La Cena, la primera en la historia cofrade nazarena. Un hecho al que no le da importancia ya que ha vivido su elección como un proceso natural, vinculada como está a la hermandad desde que tenía 15 años, antes de su fundación.

¿Cómo recibe el apoyo otorgado en el Cabildo celebrado la semana pasada?
Mis hermanos han demostrado que les importa su hermandad, han elegido al grupo de personas que quieren que la gobierne y lo han hecho con una respuesta contundente. Ciertamente hemos recibido un gran apoyo, por lo que han puesto a la corporación en nuestras manos y nos la entregan con toda la confianza que otorga el resultado. Por ello asumimos este cometido con la responsabilidad y el compromiso que nos corresponde ahora a nosotros.

¿Por qué hasta ahora no se ha dado la coyuntura de que una mujer presida una hermandad?
Las hermandades son un reflejo de la sociedad, pero un reflejo que, por ese intento de mantener las tradiciones, llega con retraso. Tradición y modernidad no deben estar reñidas, debemos intentar lograr un equilibrio lógico entre ambas. En la sociedad se está produciendo un reajuste que introduce tanto a hombres como mujeres en campos que antes no ocupaban, lo que nos llevará a darnos cuenta que la mujer no es vulnerable ni permisiva; se romperán los estereotipos dentro de las hermandades y la presencia de la mujer, que siempre ha existido, se hará visible sea cual sea el cargo al que aspire o para el que esté preparada.


“Tradición y modernidad no deben estar reñidas en el seno de las hermandades”

¿Qué le impulsó a dar el paso y encabezar una candidatura?
Encabezar una candidatura es algo que ha llegado de forma natural, ya que vivo mi hermandad desde que tenía 15 años, antes de su nacimiento. He pertenecido a su Grupo Joven, he sido auxiliar, secretaria y fiscal. Conozco perfectamente su funcionamiento interno y se han dado las circunstancias apropiadas para recoger el testigo generacional que se nos ha confiado. Para ello cuento con un equipo humano, plural y heterogéneo, ya que son dieciocho personas sobradamente preparadas para el cargo que ocupan. La junta de gobierno es una mezcla compensada entre jóvenes y mayores, todos fundamentales para el trabajo que se pretende llevar a cabo.
¿Cuál es su principal objetivo o compromiso por el que asume este reto?
Se trata de un compromiso cristiano, de vivir abiertamente la fe desde mi hermandad. En la actualidad ser un cristiano público es vivir una fe valiente, las hermandades en esto son un ejemplo a seguir y he encontrado en ellas mi manera de manifestar mi fe.

Mirando a medio plazo, en los próximos años, ¿qué proyectos o acciones quiere llevar a cabo durante su mandato?
Continuaremos con los proyectos actuales, seguiremos con el tallado de los pasos y se emprenderán otros nuevos relacionados con la estética de la cofradía según las prioridades que se presenten. Haremos hincapié en la formación de los hermanos que uniremos con los cultos internos y externos, fomentando la participación de los jóvenes en nuestra labor de caridad que irá relacionada con Cáritas Parroquial y nuestra labor social que es la ONG Nazarena para la Esperanza.

¿Por qué momento atraviesa la hermandad?
La hermandad hoy en día pasa por una etapa de estabilidad y crecimiento y así debe seguir. Es una hermandad muy joven y debe dar ejemplo de modernidad. Nos encontramos en el momento justo de trabajar sobre una base firme, por la que han luchado mucho nuestros mayores, con los procedimientos actuales que este tiempo nos ofrece. Ya con los tres titulares presidiendo nuestro Jueves Santo la hermandad ha recobrado su imagen original en la calle.

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here