“El Derecho de los ciudadanos de los Estados Unidos al voto no será denegado ni limitado por los Estados Unidos, ni por ningún Estado en razón del sexo”.

Este fragmento forma parte de la famosa enmienda Susan Brownell Anthony. Lleva su nombre debido a que la presentó año tras año desde 1872 hasta conseguirlo en 1920.

Nos unimos a la declaración del vigésimo noveno Feminario Córdoba 2018. Continuarán y continuaremos las mismas reivindicaciones año tras año, a modo de la Declaración Susan Brownell Anthony. Por ello la Plataforma Andaluza de Apoyo al Lobby Europeo de Mujeres y esta concentración, levantamos la voz para la construcción de un mundo en el que las mujeres no abandonemos nuestra militancia feminista por estar cansadas de estar cansadas.

Cansadas del ninguneo, del desprecio y de la mofa con la que se nos trata por el hecho de ser mujeres.

Desde aquí nos sumamos a las siguientes declaraciones de PALEM:

  1. La necesidad de la paridad en todos los ámbitos sociales, políticos, económicos, culturales, científicos, religiosos…
  2. El derecho a poder pasear a cualquier hora del día o de la noche por donde queramos y vestidas como nos plazca, sin tener miedo a ser violadas.
  3. La vida de las mujeres tiene que ser valorada igual que la de los varones y por tanto la violencia contra las mujeres, sus hijas e hijos y los asesinatos machistas tienen que considerarse con la misma fuerza que se considera al terrorismo político, puesto que las cifras de mujeres, niñas y niños asesinadas y asesinados indican sobradamente que hablamos de una Cuestión de Estado.
  4. Las mujeres estamos sobradas de razones para no dar cumplimiento al mandato patriarcal.
  5. Razones como:
  • La explotación laboral de las mujeres, que aún no cobramos la misma pensión ni el mismo salario que nuestros compañeros varones con la misma categoría profesional.
  • El 86% de los contratos laborales a tiempo parcial tienen nombre de mujeres.
  • El cuidado de personas mayores, enfermas e infancia los soportan las mujeres, en muchos casos solicitando la excedencia de su puesto de trabajo aun a riesgo de perderlo, esto en el mejor de los casos, porque la mayoría de las mujeres tienen contratos precarios en los que la única opción que les queda para hacer de cuidadoras es renunciar al empleo o reducir su jornada.
  • Las trabajadoras del hogar aún están fuera del Régimen General de la Seguridad Social, trabajando por 500€ mensuales de lunes a sábado de 8:00 h. a 15:00 h. A quien dude de esta realidad de cientos de miles de mujeres en este país, le invitamos a que suba en cualquier autobús de cualquier barrio marginal en cualquier ciudad a las 8 de la mañana. O a las 3 de la tarde.
  • Los miles de casos de mujeres que comienzan a sufrir violencia a raíz de sus separaciones. Violencia a través del maltrato de los padres a sus hijas e hijos. Violencia económica al no recibir la pensión mínima para dar de comer a sus criaturas y ni hablar de cubrir otras necesidades. Violencia cuando los padres que jamás han ejercido como tales, piden la custodia compartida para no pasar la mantención alimenticia, para hacer daño… y las juezas y los jueces lo conceden.
  • Que el sistema patriarcal obligue a las mujeres a enfrentarse solas al sistema y a los padres de sus criaturas, cuando es el Estado el que debería ocuparse de que las niñas y niños estén en condiciones adecuadas y exigir responsabilidades a sus madres y padres.
  • Los cientos de miles de personas que se quedan en las orillas del Mediterráneo cuando vienen huyendo de guerras, de pobreza, de violencia…
  • Las mujeres son utilizadas como armas de guerra.
  • Las niñas y los niños son vendidos, compradas y comprados, prostituidas y prostituidos.
  • Se sigue considerando que la prostitución es el oficio más antiguo del mundo y sigue siendo alegal en lugar de abolirla.
  • Se permite el alquiler de mujeres para preñarlas, después comprar sus bebés como si de un producto se tratara, sin tener en cuenta que hablamos de vidas humanas. “Compras con derecho a devolución en caso que el bebé nazca con una discapacidad”. Todo esto amparado por un vacío legal que sirve como subterfugio para el alquiler y la compra de seres humanos.
  • La Real Academia de la Lengua Española se sigue permitiendo excluir a más de la mitad de la población que somos las mujeres, además de insultar sin miramiento ni razón a las feministas.
  • Las ONGs de mujeres, habiendo conseguido que se produzcan los mayores cambios sociales y políticos del siglo XX y XXI, aún no están reconocidas en la Constitución Española ni a ningún efecto con la categoría de Agentes Sociales como lo están otros agentes liderados en su mayoría por varones.
    La 4ª Ola del Feminismo se conceptualiza en Declaración vigésimo noveno Feminario 2018, teniendo en cuenta las reivindicaciones que venimos haciendo desde el Feminismo hace siglos y que no dejaremos de hacerlas hasta no ser conseguidas.
  1. Abolición de la prostitución.
  2. Prohibición del alquiler de las mujeres para ser preñadas y comprar sus bebés.
  3. Consideración de los asesinatos de mujeres, sus hijas e hijos como una Cuestión de Estado.
  4. Igualdad salarial, de pensiones y condiciones laborales para mujeres y varones.
  5. Paridad en todos los espacios sociales.
  6. Consideración de las ONGs de Mujeres Feministas como Agentes Sociales en todos sus efectos.
  7. Perdida de la Patria Potestad de padres maltratadores y asesinos.
  8. Que el estado sea directamente el que se ocupe de los impagos de pensiones alimenticias y el incumplimiento de los regímenes de visitas, evitando el maltrato hacia las madres y las hijas e hijos de estas.
  9. Que las familias monoparentales tengan la consideración necesaria para no estar abocadas a la pobreza y la exclusión.
  10. Que la Teoría Política Feminista sea tenida en cuenta para diseñar todas las políticas existentes, haciendo realidad la transversalidad de la que tanto se habla estos últimos años.
    Las 10 reivindicaciones de la Declaración del vigésimo noveno Feminario 2018 “Conceptualicemos la 4ª Ola del Feminismo” de la Plataforma Andaluza de Apoyo al Lobby Europeo de Mujeres, a la cual nos unimos, se cierran en dos:
    Reconocerás y asumirás la historia de la teoría y la acción de las ancestras feministas y no pararás hasta haberlas conseguido.

Publicidad

1 Comentario

  1. Leo este artículo con cierto asombro y malestar, como a quien le quieren vender una moto que sabe que no anda.
    Me pregunto desde cuándo las mujeres dejaron de ser madres de sus hijos (varones), hermanas de sus hermanos (varones) e hijas de sus padres (varones), hasta tal modo que destilen odio y postulados radicales muy mal argumentados por lo inverosímiles que son, hasta el punto de perder cualquier credibilidad como si el pueblo fuera ingenuo.

    Ni nuestro país es un país de violadores, ni los hombres van violando a las mujeres por la calle porque se pongan falta, ni se contabilizan a los hombres muertos a manos de sus mujeres, ni se habla de asesinato cuando una mujer se suicida y se lleva consigo a sus hijos, ni se habla de los miles de hijos separados de sus padres amorosos de manera bochornosa por el desdén de sus madres, ni se cobra menos en un puesto de trabajo a igualdad de condiciones (es anticonstitucional y un derecho ya preservado), ni nadie es dueño del cuerpo de nadie para decirle qué hacer con él, ni se puede construir la igualdad contra los hombres, como observo que se pretende hacer.

    Leo publicaciones como esta, y me asombro del espacio mediático que se le otorgan a colectivos que hilan argumentos a conveniencia desdibujando la realidad de nuestro país. Pues a seguir así. Algún día estas personas tendrán hijos que no podrán ver a sus propios hijos, y serán abuelos y abuelas de hijos cuyas madres les impedirán tener contacto, verán cómo asesinan a sus hijos y nadie les dedicará un minuto de silencio, o cómo no podrán educar en el decoro a sus hijas porque, como mujeres que son, pueden vestir como les plazca. Y entonces, se darán cuenta de que realmente nunca entendieron aquello que defendían. Porque para entender lo que se defiende, queridos amigos, hay que tener una visión menos egocéntrica, acercarse a la realidad con cierto rigor, tener autocrítica y madurar aquello de lo que se habla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here