La Hermandad de Oración puso fin, el pasado domingo, a los cultos que durante la última semana ha dedicado a su titular, la Virgen del Rosario. Lo hizo con el tradicional Besamano en Santa María Magdalena, un día después de que la Imagen procesionase por las calles de la ciudad.

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre