El viernes, día 5, a las 21:00 horas, la Delegación de Cultura y Fiestas ha programado una función de la obra de teatro El lunar de Lady Chatterley, que interpreta la actriz Ana Fernández. Las entradas, a 6 euros, se pueden adquirir en la taquilla o en www.doshermanas.es.

¿Cómo presentaría a Constance, la protagonista de El lunar de Lady Chatterley?
La presentaría como una mujer de principios de siglo XX que se rebela contra el orden dominante en su entorno, una mujer que se emancipa de toda su tradición y reglas sociales y desafía, como ejercicio de libertad máximo, el orden impuesto sabiendo que va a perder en la batalla, pero no puede hacer otra cosa. Lo que realmente me fascina de ella es que es muy inteligente (más que yo), muy rápida (más que yo) y muy valiente (más valiente que yo). Además de profundamente honesta con ella.

Constance fue el personaje creado por D.H. Lawrence para su obra El amante de Lady Chatterley, pero ¿qué le ha aportado Ana Fernández a la Constance de este montaje teatral?
Los que han aportado al personaje son Roberto Santiago, con un texto magnífico, riquísimo, en el que siempre se encuentra algo más, y Antonio Gil, con una dirección detallista y profunda. Yo lo que he hecho es seguirles, o al menos intentarlo, para construir este personaje que trasciende esa inevitable visión femenina, para lanzar una reflexión de un ser humano emancipado del miedo y las convenciones, fiel a sí mismo, valiente, cuya verdad, cuya voz, precisa elevar sobre cinismos, servilismos o miedos.

El origen de esta función es una obra prohibida en Inglaterra en su época, ¿Qué cree que era más incómodo el erotismo o la figura de una mujer que rompe los convencionalismos?
El motivo oficial de la prohibición fue el erotismo de unas cuantas páginas, pero una vez más fue una excusa hipócrita. Lo que realmente molestó fue su planteamiento transgresor, sin tapujos y, como he dicho antes, fiel a sí misma y a sus deseos. Y sobre todo siendo mujer.

Es un placer ver como Constance Chatterley conquista al público

¿Está comprobado que la mujer es su mejor defensora, como Constance en la obra?
La obras nos dicen algo tan verdadero como revolucionario como que sólo nuestra voz, nuestra palabra y nuestro cuerpo es lo que no nos puede ser arrebatado, lo único en realidad que nos pertenece. Hablamos de la fidelidad a una misma, de la valentía y de la actitud contraria al aborregamiento. Y creo que es interesante esta postura, por excepcional.

¿El lunar de Lady Chatterley es un monólogo al uso de actriz frente al público o ha querido aportar un matiz diferente?
Sí, claro, hemos querido aportar matices esenciales. Se trata de un espectáculo unipersonal. Es una mujer sola frente a un jurado, unos acusadores, unos testigos y un público. Este se confunde, en un juego teatral, con el público del propio espectáculo, que jugará conmigo (si quiere) a ser parte de ese jurado.

¿Cómo está reaccionando el público allá por donde lleváis esta obra?
La respuesta está siendo muy hermosa. Es un placer enorme ver cómo Constance Chatterley va conquistando al público que acaba seducido por ella, o eso parece.

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre