Recientemente se han cumplido 150 años de un hecho trascendental en la Historia contemporánea de nuestro país: la Revolución de 1868, también conocida, de una manera un tanto pomposa, como La Gloriosa. Aquella revolución, que puso fin a la monarquía de Isabel II, fue obra de ciertos grupos (progresistas, demócratas y unionistas) que a duras penas habían participado en el juego político de la etapa isabelina, pero también de las masas populares, que tendrán ahora el protagonismo que no tuvieron en el anterior período. Asimismo, se contaría con la ayuda económica del duque de Montpensier, eterno conspirador, cuyo objetivo era alcanzar el trono de Madrid. Poco o nada se ha escrito sobre cómo se vivió en Dos-Hermanas el pronunciamiento del almirante Topete (producido el 19 de septiembre de 1868 y que supuso el inicio de aquella Revolución) y los primeros meses de La Gloriosa. Veamos, pues, qué pasó.

Cuando estalló el pronunciamiento, ocupaba la alcaldía nazarena Juan Lozano García, encuadrado en las filas del partido Moderado, el partido hegemónico durante el reinado de Isabel II, y se estaba desarrollando un proceso electoral para renovar el Ayuntamiento de Dos-Hermanas. La noticia del referido pronunciamiento (desarrollado en Cádiz) llegó pronto a Sevilla, en la noche del mismo 19 de septiembre, y, muy poco después, a nuestra localidad, donde, siguiendo los pasos de la capital hispalense, se constituyó una Junta Revolucionaria que se encargaría de regir los destinos de la villa de manera provisional. Con la formación de esa Junta, quedó disuelto el Ayuntamiento Constitucional isabelino. La falta de actas capitulares de esos años nos impide saber quiénes fueron los que formaron parte de la Junta Revolucionaria de Dos-Hermanas, pero debieron ser elementos del partido Progresista, de la Unión Liberal y del partido Demócrata, esto es, los que estaban detrás del pronunciamiento.

Entre las medidas que tomó la Junta en los primeros días de la Revolución se encuentran la declaración del Estado de guerra en la localidad, el cambio de una parte del nomenclátor (por poner un ejemplo, la plaza de Isabel II, actual de la Constitución, pasó a denominarse de la Libertad), y, por supuesto, la fulminante destitución de todos los cargos y autoridades que habían sido nombradas por el caído régimen isabelino. De esta forma, Francisco de Paula Baena de León, por citar un caso, fue destituido de manera fulminante como secretario interino municipal por el simple hecho de haber sido designado por las autoridades anteriores.

Más llamativo sería el cese del notario de la villa, Antonio María Abato Jiménez, pues la Junta Revolucionaria no tenía potestad alguna para proceder a su destitución. Eso no sería un impedimento: el 28 de septiembre, el juez de paz de Dos-Hermanas, Agustín López Varela, ejecutó la orden de destitución emitida por la Junta. Este primer órgano de gobierno local, surgido de la Revolución, continuó su actividad hasta que el 22 de octubre de 1868 cesó, dando paso al nuevo Ayuntamiento nazareno que tomaría el apelativo ‘Popular’, para remarcar uno de los puntos básicos defendido por los revolucionarios: la soberanía nacional o popular. Y al frente de la alcaldía quedó un personaje poco conocido en la política local hasta entonces: Ignacio García de la Huerta, cuya biografía está envuelta en el misterio. Perteneciente al partido Progresista, se mantendría en la alcaldía hasta diciembre de aquel 1868. A él le correspondería organizar en ese mencionado mes las primeras elecciones que se celebraron en Dos-Hermanas bajo el sufragio universal masculino.

La Gloriosa debía traer (y en ciertos aspectos así lo hizo) el progreso, la libertad, la democracia y la soberanía popular. Sin embargo, pronto se fue todo al traste debido a los recelos, desacuerdos y continuos desatinos de los grupos políticos protagonistas de la revolución. En los seis años siguientes, el país se convertiría, en palabras del rey Amadeo I, en una verdadera “jaula de locos”. Dos-Hermanas corrió, en ese sexenio (que pasará a la Historia con el nombre de Sexenio Democrático o Revolucionario) la misma suerte que el país: inestabilidad política (dos juntas revolucionarias y seis alcaldes en esos años, algunos de los cuales tuvieron un mandato efímero), revueltas, luchas… Pero no todo fue negativo, pues en esas fechas comenzarían a dar sus primeros pasos los almacenes de aceitunas, que tanta riqueza trajo a nuestra localidad.

La Revolución de 1868
Se conoce como La Gloriosa, la Revolución de Septiembre o La Septembrina a la sublevación militar con fuerte apoyo popular que estalló en el puerto de Cádiz el 19 de septiembre de 1868 (hace ya 150 años). Con este pronunciamiento militar se iniciaría uno de los períodos más interesantes y a la vez convulsos de la Historia de España, el llamado Sexenio Revolucionario. Un período en el que se quiso establecer, por vez primera, un régimen democrático en nuestro país. Sin embargo, aquella experiencia no trajo la estabilidad que se deseaba. En seis años se sucedieron un gobierno provisional, una regencia, una monarquía parlamentaria (la de Amadeo I de Saboya), una república federal y otra unitaria.

Foto del mes

 Hoy, traemos a esta sección una curiosa y entrañable fotografía familiar de 1959, incluida en el libro de familia numerosa de los Arias-Fortes y tomada en su domicilio de la calle Quevedo, muy cerca del antiguo matadero municipal. En el centro vemos al cabeza de familia, Ángel Arias Mijares, nacido en Arenas de San Pedro (Ávila) el 2 de octubre de 1918, y de profesión chófer, mientras que su esposa, la gaditana Dolores Fortes Ramírez-Arias, aparece a la izquierda llevando en brazos a su hija pequeña Lourdes, de un año de edad. El resto de hijos presentes en la fotografía son: José Ángel (de 8 años), Fernando (de 7), María Dolores (de 5) y Eloisa Arias Fortes (de 2 años). Ángel Arias, que recaló en nuestra localidad durante la Guerra Civil y cuya vida merece ser conocida, ha cumplido recientemente la maravillosa cifra de los cien años, por lo que aprovechamos la ocasión para felicitarle desde estas líneas.

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here