Publicidad

El domingo, día 18, a las 12:30 horas, el teatro acoge el Pregón de la Semana Santa que pronunciará Rafael López Márquez. Profesor de Lengua y Literatura, presidente de la Asociación Cultural La Plazoleta de Valme y director de las revistas Romería y Azahar, ya dio en 2009 el Pregón de Valme.

Cuando pronunció el Pregón de Valme en 2009, ¿imaginaba que nueve años después se iba a poner de nuevo tras el atril para anunciar la Semana Santa?
Llevo un tiempo alejado de la primera línea de trabajo en hermandad, y estoy plenamente convencido que cualquier otro hermano podría ser con todo merecimiento el pregonero de este año. Soy, tanto antes como ahora, un cofrade de a pie, poco habituado a estar en primera línea. Medité mucho el ofrecimiento y lo valoré en profundidad, hasta que comprendí que debía aceptar, y corresponder esta generosa propuesta.

A escasos días para pregonar la Semana Santa, ¿qué siente el pregonero?
Procuré adentrarme en el pregón de tal manera, que me confié a la soledad que necesitaba para su preparación y redacción. En ese sentido, me he sentido muy satisfecho y enriquecido, porque en este proceso he leído mucho y aprendido de diversas fuentes. En estos días previos ya se nota más la cercanía. Siento que el pregón ya no es algo propio ni personal, sino que será compartido en público. Eso siempre genera algo de inquietud. Durante esta Cuaresma he vivido momentos de mucha espiritualidad, a los cuales me aferro para afrontar la cita.

Publicidad

¿Qué supone para un cofrade que se acuerden de él para anunciar una de las fechas más importante de su calendario?
En mi caso, absoluta sorpresa e incredulidad. No esperaba ni remotamente una noticia así, de modo que cuando me la comunicaron pensé que se trataba de otra persona y que yo estaba viviendo lo que le ocurría a otro… En cualquier caso, es un alto honor y una inmensa responsabilidad, por lo que supone poner palabras y voz a la fe y a la esperanza de una ciudad.

Tras su designación, ¿tenía claro lo que quería transmitir con su pregón?
Los primeros meses los dediqué por entero a documentarme, anotar ideas, acercarme a los santos evangelios, y a leer todo tipo de textos que me ayudaran a encontrar aquello que, una vez instruido, podría dar personalmente. Recuerdo que cuando me enfrenté al folio en blanco la primera vez creí imposible que estuviera lleno de palabras en el mes de marzo. Así ha sido finalmente, aunque para ello el esfuerzo ha sido grande, pues intenté que las ideas que definitivamente opté para anunciar la Semana Santa, debían venir tras una pausada reflexión y sinceridad. En ese sentido, en el texto está todo lo que he podido ofrecer.

Es una responsabilidad y un honor poner palabras y voz a la fe y a la esperanza

Desde su punto de vista, ¿qué no debe faltar en un Pregón de la Semana Santa y qué no va a faltar sin duda en su pregón?
Creo que todo pregonero desea que el texto sea emotivo, que llegue al público, que se exprese con belleza, que tenga contenido y tenga compromiso. Espero haberlas alcanzado.

¿Cómo definiría su pregón en contenido y forma?
Respecto al contenido, he pretendido que sea original, que apele a sentimientos y llame a nuestras devociones. En cuanto a la forma, combina distintos tonos, presenta prosa y versos, y también pretende aportar mi visión particular.

¿Quién lo va a presentar en esa cita y por qué?
Será Álvaro Cueli Caro, con el cual comparto muchas vivencias y años de amistad, antes incluso de ser familiares. Me conoce muy bien y siente la Semana Santa, la iglesia y las hermandades como algo que forma parte de su propio ser.

¿Qué marcha ha elegido como preámbulo de su pregón?
He elegido Jesús de Getsemaní (1954), obra de Antonio J. Fernández Mejías. Es una marcha historia viva de nuestra Semana Santa, y para mí tiene especial significado.

¿Qué mensaje le gustaría que germinase en los cofrades que acudan a escucharlo?
Supongo que habrá tantos mensajes o impresiones como público. Estaré muy contento si les llegó al corazón al menos algún pasaje… Y si en algún momento sintieron la cercanía del Señor y la Virgen a nuestro encuentro.

Rafael López Márquez, pregonero de la Semana Santa

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre