Publicidad

El Hospital Universitario de Valme de Sevilla ha completado su arsenal tecnológico para el diagnóstico por la imagen de lesiones mamarias a través de la incorporación de la técnica más innovadora en la actualidad, la tomosíntesis. La consejera de Salud, Marina Álvarez, ha visitado hoy las instalaciones del Hospital El Tomillar donde el Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla ha centralizado la aplicación de esta nueva tecnología.

La previsión de actividad de la tomosíntesis es de 13.300 pruebas anuales, que incluyen tanto las mamografías diagnósticas como las correspondientes al programa de cribado de cáncer de mama de la Consejería de Salud, donde esta tecnología es especialmente beneficiosa, dadas sus notables ventajas en cuanto a efectividad y eficacia diagnósticas,  incrementando la capacidad de detección precoz del cáncer de mama.

La titular de Salud, quien ha puesto en valor la gran capacidad diagnóstica de esta tecnología, ha podido conocer las prestaciones del nuevo equipo, con significativas ventajas, según Álvarez. Entre ellas destacan una mayor sensibilidad para detectar lesiones, la menor tasa de mujeres en las que hay que repetir y ampliar estudios, su contribución a una mejor planificación de la cirugía y la similar dosis de radiación que en la mamografía digital.

En torno a 12.600 mujeres de Dos Hermanas  están dentro del programa de cribado de la Junta de Andalucía y como las citas son cada dos años, la previsión es de 6.300 mamografías al año. 
Publicidad

La consejera ha podido visitar igualmente las últimas mejoras llevadas a cabo en las dependencias de la Unidad de Diagnóstico por la Imagen en el Hospital El Tomillar, que han conllevado una inversión global de la Junta de Andalucía de 46.000 euros, incluyéndose en esta partida el coste del nuevo equipamiento.

La tomosíntesis está indicada para todas las mujeres que deban realizarse una mamografía, aunque cobra mayor importancia en mujeres con mamas densas al visualizar mejor las lesiones dadas las características de esta nueva tecnología: fusiona dos métodos como son la mamografía digital 2D y la tomografía.

Es una técnica que utiliza informática de gran potencia para convertir las imágenes digitales de las mamas en una batería de capas muy finas y generar una mamografía tridimensional. En lugar de ver todas las complejidades del tejido mamario en una imagen plana, el radiólogo puede examinar el tejido milímetro a milímetro. Los detalles delicados son claramente más visibles, ya que ahora no están ocultos sobre o debajo del tejido. Por todo ello, al disponer de imágenes tridimensionales de la mama, permite la detección de lesiones muy pequeñas.

A través de la incorporación de la tomosíntesis se completa la dotación de las innovaciones más actuales en el diagnóstico y manejo de la patología mamaria y, en particular, del cáncer de mama. Convierte, de este modo, al Hospital Universitario de Valme en uno de los centros sanitarios de la sanidad pública andaluza con la cartera de servicios más completa en el diagnóstico de la patología mamaria. Como resultado, pone al servicio de los radiólogos la diversidad de los recursos existentes según el manejo a realizar en cada paciente: tomosíntesis, mamografía digital directa, estereotaxia digital, mamografía con contraste, ecografía, resonancia magnética, mesa prona y biopsia asistida por vacío.

El Hospital de Valme incorpora la mamografía en 3D a través de tomosíntesis

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre