Ahora que está cerca el Día de Andalucía, sería conveniente rememorar un hecho que sucedió en Dos-Hermanas a finales de 1932, y tuvo como protagonista uno de los símbolos de nuestra región: la bandera andaluza.

Y es que en diciembre de aquel año se izó en el balcón principal del consistorio nazareno, por vez primera en nuestra localidad, la bandera de Andalucía. Una enseña, que fue diseñada, como es bien sabido, por los integrantes del Andalucismo Histórico, encabezados por Blas Infante, tras las Asambleas Regionales de Ronda (1918) y de Córdoba (1919). Para su confección, aquellos integrantes se basaron en varias enseñas empleadas en Al-Andalus, pero también en la bandera blanquiverde en dos franjas horizontales que utilizaron las mujeres de Casares en una manifestación a finales del siglo XIX. Manifestación de la que fue testigo el propio Blas Infante.

La primera institución oficial que izó la bandera andaluza en su balcón principal fue la Diputación Provincial de Sevilla, gran impulsora del proceso autonómico y estatutario andaluz en tiempos de la II República. Aquel trascendental acto tuvo lugar en la actual Casa de la Provincia (en esas fechas sede de la Diputación) el domingo 30 de octubre de 1932, al son del pasodoble La Giralda. En los meses siguientes (noviembre y diciembre), numerosos ayuntamientos de Andalucía siguieron los pasos de aquella institución. Entre ellos, los consistorios de Aracena, Cazalla de la Sierra, Córdoba, Almería, y, por supuesto, Sevilla, que eligió una fecha tan señalada como es el 23 de noviembre (cuando se conmemora la conquista de la ciudad por parte del rey Fernando III ‘el Santo’) para llevar a cabo la izada de la bandera andaluza.

1932. Nazarenos, ¡Viva Andalucía!

Dos-Hermanas no quiso ser menos, y, gracias al impulso de su entonces alcalde Antonio Muñoz Benítez, al que unía una amistad con Blas Infante, líder del movimiento andalucista, se decidió hacer lo mismo desde el balcón principal del consistorio nazareno.

Y así, a las dos de la tarde del domingo 4 de diciembre de 1932 “tuvo lugar el acto de izar en el balcón del Ayuntamiento la bandera blanca y verde, a los acordes del pasodoble La Giralda. La plaza de Fermín Galán estaba completamente llena. Hicieron uso de la palabra el alcalde, don Antonio Muñoz Benítez y el notario de Sevilla don Blas Infante”, según informó el periódico ABC de la ciudad de Sevilla dos días más tarde, el 6 de diciembre. Debemos aclarar que el pasodoble La Giralda, magnífica pieza musical del maestro Eduardo López Juarranz (1844-1897), era considerado en esa época el himno “oficioso” de Andalucía.

De esta manera, Dos-Hermanas se sumó a la defensa del proceso autonómico andaluz, que seguiría su curso hasta que fue liquidado en 1936, al poco de estallar la Guerra Civil.

1932. Nazarenos, ¡Viva Andalucía!

El Padre de la Patria Andaluza y Dos-Hermanas

Conocida es la vinculación del abogado malagueño Blas Infante Pérez (1885-1936) con Dos-Hermanas. Vinculación que se remonta a los primeros años de la II República española, cuando el ‘Padre de la Patria Andaluza’ era notario de la vecina Coria del Río. Así, a principios de 1932, el consistorio nazareno tenía como letrado asesor jurídico a don Rafael Muñoz Molina, al que se le encomendó la redacción de un informe sobre la obra de la dictadura de Primo de Rivera, que nunca llegó a realizarse.

Aquella actitud de dejadez mostrada por Muñoz Molina hizo que, en sesión de 2 de mayo de 1932 (siendo alcalde Manuel Terrero Sánchez), el concejal Juan Durán Barbero consiguiera que se nombrase letrado consultor a Blas Infante con la gratificación de 2.000 pesetas anuales. Poco antes de ser designado, Infante participó en la redacción de un dictamen que zanjó en enero de 1932 la controversia que existía entre el consistorio y la Fundición de San Antonio, encargada de la construcción de la estructura metálica del nuevo mercado de abastos de Dos-Hermanas.

Y siendo ya Infante letrado consultor, emitió otro dictamen aprobado por el Ayuntamiento en sesión de 31 de julio de 1934 que puso fin al problema surgido a raíz de la denuncia formulada contra el contratista que construía los grupos escolares de la antigua calle Conde de Ybarra, hoy Real de Utrera. Se acusaba al contratista de que en su obra se empleaban ladrillos usados. El asesinato de Blas Infante en agosto de 1936 puso fin a esa relación con Dos-Hermanas. Pero para perpetuar el recuerdo de aquel vínculo, en abril de 1983 se aprobó dar el nombre de Blas Infante a una plaza situada junto a la Casa del Arte, erigiéndose en ese lugar, años más tarde, el monumento en su honor que hoy vemos.

1932. Nazarenos, ¡Viva Andalucía!

Publicidad

1 Comentario

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre