Publicidad

En mayo de 1906, Dos-Hermanas recibió la visita de un ilustre político de la Restauración: el asturiano Juan Vázquez Mella, diputado a Cortes por Estella, Aoíz, Pamplona y Oviedo [1893-1899 y 1904-1916], gran orador y líder del partido carlista.
Vázquez Mella había llegado a la capital hispalense en mayo de 1906 con el propósito de participar en los Juegos Florales (concurso poético en el que se premia al ganador con una flor) organizados por el Ateneo de Sevilla, en calidad de mantenedor (nombre que recibe el presidente de esos juegos). Tras la celebración del concurso, del que salió ganador Manuel Sánchez de Castro, Vázquez Mella efectuó una serie de visitas y excursiones por los alrededores de Sevilla. Y el viernes 11 de mayo recaló, invitado por Jesús de Grimarest, en Dos-Hermanas.

Según informó el periódico El Globo, en la huerta de San Carlos el líder carlista fue «obsequiado con un banquete espléndido por el rico propietario don Jesús de Grimarest. El Señor Mella ha brindado por la tradición única, y por el progreso que es la tradición continuada. Dijo luego que si las historias regionales se confunden y se aúnan en la historia común, es evidente que el regionalismo representa la jerarquía de las libertades. Atacó el liberalismo y encomió la Iglesia Católica. Dijo: «Cuando llegue el día en que triunfemos, levantaremos las frentes de nuestros enemigos que se rindan ante el altar de Cristo».
1906. Un carlistón de visita por Dos-Hermanas

Juan Vázquez Mella
El líder de la rama tradicionalista del carlismo español había nacido en Cangas de Onís (Asturias) en 1861, y estudiado Derecho en la Universidad de Santiago de Compostela. De elocuente palabra, portentosa memoria y brillante capacidad para la oratoria y la política, está considerado como uno de los más brillantes parlamentarios y oradores de la Historia Contemporánea de España. Estuvo en sus manos la reorganización del carlismo, muy maltrecho desde el final de la III Guerra Carlista [1872-1876], lo cual consiguió con creces. Sin embargo, sus enfrentamientos con el pretendiente Jaime III de Borbón precipitaron su salida de ese movimiento político y fundó el Partido Católico Tradicionalista en 1919. En mayo de 1924 pronunció su último discurso (que llevó el pomposo título de Divinidad de la Iglesia Católica), y cuatro años más tarde falleció en Madrid.

Tras el referido banquete se envió un telegrama de salutación al pretendiente Carlos VII, que en esas fechas residía en Venecia. A esa muestra de adhesión se contestó desde aquella ciudad italiana el siguiente telegrama: «Señor, agradécete muy cordialmente testimonio inquebrantable adhesión que renuévanle leales reunidos fraternal banquete huerta San Carlos. -MEDINA». La visita de Vázquez Mella no se redujo a ese acto. También visitó la parroquia de Santa María Magdalena y la capilla y convento de Santa Ana, orando en ambos templos nazarenos. Finalmente, agradeció las muestras de cariño y prometió volver a Dos-Hermanas en el otoño de ese mismo año, cosa que no sabemos si llegó a cumplir.

Publicidad

Para terminar, reseñamos, a continuación, lo que el periódico republicano El País publicó sobre la visita del líder carlista a nuestra localidad: «Pero donde el Señor Vázquez Mella estuvo como pez en agua, fue en Dos-Hermanas, el pintoresco pueblo que en Andalucía constituye la Meca del carlismo, por obra y gracia de un Señor Grimarest, un caciquillo de menos cuantía que asegura fue héroe entre los secuaces de don Carlos durante la última guerra civil. Acompañado por el deán de la catedral y otros canónigos y presbíteros, el Señor Mella trasladóse al inmediato pueblo, y allí, en el Círculo Carlista, ante el retrato del desterrado de Venecia, hubo brindis y vivas cuya legalidad no queremos discutir. Desde el mantenedor al último curilla quedáronse afónicos de tanto vitorear al Señor y acordaron, por último -¡oh acuerdo sublime! – dar el nombre de Avenida de Vázquez Mella á una de las alamedas de la hacienda de San Carlos».

1906. Un carlistón de visita por Dos-Hermanas

Esta fotografía ha sido publicada ya en numerosas ocasiones y siempre se ha dicho que se trataba, sin más, de una simple reunión del Partido Conservador de nuestra localidad. Pero no es así. En realidad, se trata del único testimonio gráfico que existe de la visita que acabamos de describir. Concretamente, recoge el momento posterior al almuerzo que se sirvió en honor de Vázquez Mella en la huerta de San Carlos (en las crónicas de la época esta finca aparece con el nombre de Montelirio, por lo que no hay que confundirla con la hacienda de la misma denominación). La instantánea está tomada justo en la puerta de la casa de la huerta de Grimarest que daba a los jardines posteriores. Entre los personajes que hemos podido identificar se encuentran los siguientes: 1 Juan Vázquez Mella, sentado en el centro de la fotografía, presidiendo la escena, con anteojos y bastón; 2 Jesús de Grimarest y Villasís, el anfitrión de la velada y dueño de la mencionada huerta; 3 José Díez de la Cortina y Olaeta, destacado carlista natural de Marchena; 4 don José Roca y Ponsa (1852-1937), canónigo magistral de la catedral de Sevilla que vino a Dos-Hermanas a predicar el día de Santiago en 1903 y 1907; 5 Bartolomé Feliú y Pérez, catedrático de la Universidad Central de Madrid, que, andado el tiempo, sería el delegado general en España del pretendiente Jaime III de Borbón; 6 Sebastián Romero Montes (hermano de don Antonio, párroco nazareno); 7 Manuel López Doval, párroco de la villa entre 1920 y 1926; 8 Antonio Romero Montes, en ese año era el párroco de Dos-Hermanas; 9 José Sánchez Rodríguez, concejal y segundo teniente de alcalde en 1906, de pensamiento carlista; Manuel Sánchez de Castro (1859-1929), amigo de Vázquez de Mella, catedrático de Derecho Natural en la Universidad de Sevilla y ganador de los Juegos Florales de 1906; el rico hacendado nazareno Francisco de Paula Baena de León Izquierdo (alcalde de Dos-Hermanas desde 1897 hasta 1899) que aunque nunca estuvo en las filas del carlismo, fue invitado a aquel almuerzo; Antonio de Brea, ingeniero de Caminos, Canales y Puertos; el periodista y destacado político carlista Juan María Roma (1870-1946); Amando Castroviejo y Nobajas (1874-1934), amigo también de Vázquez de Mella y catedrático de Economía política; el fotógrafo sevillano Juan Barrera Gómez (1863-1937), autor de la fotografía, posando al más puro estilo Velázquez; José Varela Gómez, en ese año juez municipal;
posiblemente se trate de Joaquín Claro Gómez, capataz de la finca de don Jesús de Grimarest; y Manuel Rodríguez y Rodríguez, destacado carlista y alcalde de Dos-Hermanas entre 1899 y 1901.

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre