El monumento de Nuestra Señora de Valme

Preside la plaza de Menéndez y Pelayo de nuestra ciudad desde 1970 un sencillo monumento erigido en honor a la Protectora Celestial de Dos-Hermanas.
Su construcción había sido aprobada por los capitulares nazarenos en la sesión plenaria de 17 de agosto de 1964, siguiendo la iniciativa del entonces alcalde Antonio Muñoz Rivero (elegido para este cargo en febrero de ese mismo año). Con esta decisión se hacía “un homenaje a Nuestra Santísima Virgen de Valme”, decidiéndose ubicarlo en la plaza de Menéndez y Pelayo, la popular ‘Plazoleta’.

Por diferentes motivos, la ejecución del monumento quedó aplazada, y, al fin, en 1969 el consistorio pudo destinar 258.813 pesetas del presupuesto municipal para iniciar las obras, licitadas según pliego de condiciones redactado en julio de 1969 por el aparejador Pablo Gómez Gómez.

Fue este mismo aparejador quien diseñaría el monumento, encargándose de su ejecución la empresa sevillana de Vicente Coloma Llorens. La escultura de la Virgen que corona el conjunto, por su parte, es obra de Andrés Álvarez Cobos. La imagen aparece sentada en una jamuga y llevando el manto y las coronas que le había regalado el Ayuntamiento de Dos-Hermanas en 1966.

El monumento de Nuestra Señora de Valme

Las inscripciones
En la parte inferior del monumento (ocupando las cuatro caras del mismo) existen cuatro placas, cada una con una inscripción, más el escudo antiguo de Dos-Hermanas. La primera de las inscripciones, que da al norte, dice: “DOS HERMANAS A SU VIRGEN DE VALME”. La segunda, orientada al oeste, reza así: “LA EXCELENTÍSIMA CORPORACIÓN MUNICIPAL Y PUEBLO DE ESTA VILLA EN PERENNE TESTIMONIO DE AMOR Y GRATITUD POR SU VALIMIENTO A LA SANTÍSIMA VIRGEN. SEPTIEMBRE DE 1970”. Y la tercera, al este: “EN ESTE LUGAR RECIBIERON LOS VECINOS DE ESTA VILLA A LA SANTÍSIMA VIRGEN DESDE SU SANTUARIO DE CUARTO, EXVOTO DEL SANTO REY FERNANDO III DE CASTILLA Y LEÓN”. Por último, en la cara sur está esculpido en piedra el referido escudo de la villa.

Por último, el monumento quedó concluido en septiembre de 1970, siendo inaugurado y bendecido por don José María Bueno Monreal, cardenal-arzobispo de Sevilla, en la mañana del día 11 de octubre de 1970, asistiendo al acto las autoridades de la villa (con el alcalde a la cabeza), clero parroquial e infinidad de vecinos que no quisieron perderse tan histórico momento.

Pocos años más tarde, el 22 de junio de 1973 (justo el día antes de la Coronación de la Protectora), a las siete de la tarde, los niños de Dos-Hermanas ofrendaron ramos de flores a la Virgen de Valme ante este monumento de la Plazoleta. Según se apunta en la ‘Memoria de la Coronación’, se trató de “un acto lleno de luz y color, de amor fraterno y de una clarísima e imperecedera fe de todas nuestras generaciones hacia la Santísima Virgen, pues todos los niños de Dos Hermanas, todos, con ramos de flores y acompañados de sus padres, se los ofrecieron a Nuestra Bendita Imagen”.

Y desde entonces permanece en el centro de aquella coqueta plaza nazarena, siendo testigo mudo de la vida cotidiana de la ciudad y de sus celebraciones.

FOTO DEL MES

El monumento de Nuestra Señora de Valme

Traemos este mes a esta pequeña sección la siguiente instantánea, conservada en la Fototeca de Dos-Hermanas, y que recoge el momento del inicio de la romería de 1929. Vemos a la imagen de la Virgen colocada en su elegante carreta, decorada con sus típicas flores de papel. A los pies de la talla, se aprecian unas palomas, algo muy característico durante la década de ‘los locos años 20’. Por cierto, aquel año la Virgen estrenó un sillón de caoba y plata realizado por el ebanista nazareno Miguel Ponce Bancalero. Volviendo a la fotografía, justo delante de la carreta, se encuentran los siguientes nazarenos: 1 el médico Manuel Calvo Leal; 2 José Caro Romero, también médico; 3 Diego Justiniano Lamadrid, autor, junto a Elena Molina de la Muela, del diseño actual de la carreta de la Virgen; 4 el jefe de la guardia municipal, Francisco Arquellada López [1925-1931]; 5 el maestro José Varela; 6 Arístides Reigada Fernández; 7 el párroco don Manuel García Martín; 8 José Sánchez Rubio, hermano mayor en el período de 1910-1920; 9 Padre Ildefonso María de Uxó, superior de la Colonia de San Hermenegildo [1921-1932]; Manuel Bautista Moreno; Fernando Casanovas y Casanovas; y Antonio Peña Sánchez.

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre