El cine ha sido tratado y visto de múltiples maneras. De ser considerado un simple entretenimiento a ser una obra artística capaz de competir al mismo nivel que la pintura, o la escultura, como herramienta de estudio, como medio de ayudar al conocimiento, y como arma política y de propaganda. Algo, en cierto modo, parecido, aunque en el bando contrario, a lo que plantea esta película.
En plena 2º Guerra Mundial, con Londres asediada por las bombas alemanas, Catrin Cole es contratada por una productora de cine que ha recibido el encargo del Ministerio de Informacion británico para realizar una película que levante la moral del pueblo y de las tropas, y que sirva además para que Estados Unidos decida involucrarse en la guerra. Su papel será escribir los diálogos femeninos, algo a lo que ningún hombre de entonces se ‘degradaría’ a hacer. La historia, la de dos hermanas que acudieron, a escondidas de su padre, a la costa de Dunquerque con su bote para ayudar a los soldados.

La casualidad (o no) hace que coincida en pantalla con La casa de la esperanza (en el mismo periodo) y la nueva cinta de Christopher Nolan (Dunquerque), que narra los hechos anteriores que los que se cuentan en la película que se rueda durante esta película.

Reino Unido-Suecia, 2016. (117′)
Título original: Their finest.
Dirección: Lone Scherfig.
Producción: Finola Dwyer, Amanda Posey, Stephen Wooley.
Guión: Gabby Chiappe, basado en la novela de Lissa Evans.
Fotografía: Sebastian Blenkov.
Música: Rachel Portman.
Montaje: Lucia Zuchetti.
Intérpretes: Gemma Arterton (Catrin Cole), Sam Claflin (Tom Buckley), Bill Nighy (Ambrose Hilliard), Jack Huston (Ellis Cole), Paul Ritter (Raymond Parfitt), Rachael Stirling (Phyl Moore), Richerd E. Grant (Roger Swain), Henry Goodman (Gabriel Baker), Jake Lacy (Carl Lundbeck), Jeremy Iron (Secretario de Guerra), Helen McCrory (Sophie Smith), Claudia Jessie (Doris Cleavely), Stephanie Hyam (Angela Ralli-Thomas).

Historia metacinematográfica, el tema principal de su trama es la escritura y rodaje de una película. También hay cierto interés en la historia, a medias entre el romance y la lucha de sexos que se establece. Aunque su centro neurálgico se basa en una cierta reivindicación feminista, cuya participación en el conflicto bélico ha sido ninguneada muchas veces. Destacar el papel femenino en el cine de la época es necesario (la protagonista consigue el trabajo solo porque no hay hombres disponibles, cobra menos que sus compañeros hombres, no aparecerá en los créditos de la película…), y aquí el equipo técnico es eminentemente femenino (directora, producción, guion, música, montaje…)

Además, el hecho de que sea una producción británica ya garantiza que estamos ante una obra de calidad. El problema es que, después de todo, no ofrece nada nuevo, nada que no hayamos visto ya.

Película Su mejor historia

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here