Publicidad

Ni el calor ni los problemas con la climatización pudieron, el pasado sábado, con la devoción artística que le tiene su público al cantante nazareno Eduardo Ortega.  

Volvía a reencontrarse con su gente tras una nueva ausencia por motivos profesionales en México y les regaló dos horas de concierto, en el que cantó los temas de sus últimos discos y clásicos de siempre. Sorprendiendo a los presentes con una versión de Mecano.

Todo ello, de una manera más acústica, a piano, guitarra y percusión, que mostró su faceta más íntima sobre el escenario.

Publicidad

Concierto Eduardo Ortega Íntimo en el Club Vistazul

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre