Publicidad

Con motivo de los 400 años de la fundación de las Escuelas Pías como institución educativa por San José de Calasanz, Alberto Cantero, coordinador de la red de colegios escolapios, hace un balance de la labor educativa que se lleva a cabo en sus aulas.

Calasanz fue un innovador en su tiempo, ¿se está innovando hoy?=
Hacer de diferente manera lo que uno hace habitualmente siempre es difícil. Si lo llevas haciendo 400 años, todavía más. En este empeño estamos los escolapios de todo el mundo, más ahora, que recordamos que en 1617, nuestro fundador, el aragonés José de Calasanz, fue pionero en procurar educación para todos, especialmente para los que más la necesitan.
Alberto Cantero Calasancio Montequinto

¿Es más necesaria la innovación en la educación?=
Ciertamente, innovar en educación es más necesario y más difícil que en ningún otro ámbito. Mientras que cualquier organización con vocación de ser útil, debe responder a alguna necesidad presente en la sociedad, quien se dedique hoy en día a la educación, debe capacitar a sus alumnas y alumnos para afrontar retos que ni ellos mismos, ni sus familias, ni los gobiernos, ni los propios educadores alcanzamos a imaginar.

Publicidad

¿Con qué objetivos se plantean la innovación?
El objetivo de la educación en los colegios, más allá del aprendizaje de los conceptos imprescindibles para seguir aprendiendo, que cada vez son menos y más rápidamente se quedan obsoletos, se ha empezado a centrar en el desarrollo de las competencias claves, necesarias para el aprendizaje de toda la vida.

Un colegio para Montequinto y Dos Hermanas
El Calasancio Hispalense fue fundado en 1888 en el centro de Sevilla y trasladado a Montequinto hace 128 años, siendo uno de los principales precursores del desarrollo del barrio nazareno que ya alberga a 40.000 habitantes. Está abierto al barrio ofreciendo innumerables servicios a los nazarenos. La calidad de la educación impartida junto a las buenas comunicaciones en coche y en bus hacen posible que cada día sean más los alumnos que se inscriben en este centro, especialmente en bachillerato, donde la tradición y la innovación se fusionan para ofrecer unos servicios educativos de reconocido prestigio y valoración por la ciudadanía.

¿Supone un cambio de metodología?
Este cambio de enfoque del currículo está obligando a una profunda transformación en las metodologías. No se puede enseñar igual unos conceptos con el objetivo de una repetición mecánica posterior que, por ejemplo, la competencia requerida para el liderazgo del trabajo en equipo o para el ejercicio solidario de la ciudadanía. El ser conscientes de cómo pensamos y hacerlo de forma crítica, el conectar diferentes áreas de conocimiento a través de proyectos interdisciplinares, el aprender en equipo simulando problemas reales, el aprendizaje a través del juego, son modos que se van generalizando en nuestras aulas.

Calasancio, un colegio innovador para Montequinto y Dos Hermanas

¿Qué papel ocupa el profesorado?
Del mismo modo, el rol del profesor, cuyo mayor empeño era transmitir sus conocimientos conceptuales a quienes se les presuponía carentes de ellos, ha pasado a ser el de un propiciador de experiencias de aprendizaje, mediador de conflictos cognitivos y también sociales, acompañante autorizado en el complejo mundo afectivo y emocional de niñas, niños, adolescentes y jóvenes, y colaborador cercano a las familias.

¿Este cambio ha afectado a las aulas?
Hasta la misma fisonomía de las aulas, hasta hace poco tiempo configuradas en filas de pupitres, focalizadas hacia el profesor, han cambiado radicalmente. Nuestras alumnas y alumnos han dejado de ver las espaldas de sus compañeros, para sentarse cara a cara, o en pequeños grupos, dejando claro que el objetivo fundamental de su paso por las aulas no es la memorización de unos contenidos, que están y estarán siempre disponibles en cualquier de los dispositivos móviles que llevan, sino la de aprender a quererse a sí mismos, a ser personas, a convivir, también con los diferentes, a ser solidarios, a trabajar juntos, a expresar con delicadeza sus ideas y sentimientos, a mejorar la sociedad en la que viven, a acercarse a la naturaleza con curiosidad y respeto, a soñar su futuro y a aprender cómo hacerlo realidad.

Calasancio, un colegio innovador para Montequinto y Dos Hermanas

CALASANCIO HISPALENSE
Av. San José de Calasanz, 2.
Teléfono: 954 12 12 50
www.calasanciohispalense.org.
[email protected]

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre