Publicidad

Con este acto, Juventudes Socialistas de Dos Hermanas, se une a la conmemoración del aniversario de la proclamación de la Segunda República Española. Durante esta época, primera etapa democrática de nuestro país, se consagrarían principios como la igualdad, la justicia social y la libertad. Esto hizo que, desde el primer momento, contará con el apoyo de la clase trabajadora y fuerzas progresistas al abrir un marco a sus aspiraciones históricas. A la vez que chocaba frontalmente con los intereses de la clase conservadora dominante que, acostumbrada a ostentar el poder, no estaba dispuesta a renunciar a los privilegios que hasta el momento detentaban.

 

La Constitución de la Segunda República supuso un avance notable en el reconocimiento y defensa de los derechos por el ordenamiento jurídico español y en la organización democrática del Estado, dedicando casi un tercio de su articulado a recoger y proteger los derechos y libertades individuales y sociales, además de reconocer la soberanía popular. Justicia, igualdad, solidaridad, todos ellos valores asociados claramente al sistema instaurado durante la II República. Defenderla conlleva mucho más que defender un sistema político, implica vivir honrando unos valores que hoy en día parecen olvidados.

Publicidad

Unos de los aspectos en los que destacó en ánimo reformista fue en la transformación de las relaciones sociolaborales a través de los instrumentos con los que contaba el Estado. Con esta estrategia se buscaba dotar a los trabajadores, a través de sus sindicatos como representantes, la posibilidad de mejorar sus condiciones de vida así como el papel que los trabajadores debían desempeñar en el sistema económico. Durante este periodo se aprobaría la Ley de Contratos de Trabajo y la de jurados Mixtos, ambas gozarían de un importante desarrollo y su incidencia en las condiciones laborales de los trabajadores fueron notables. En esta época se daría fuerza normativa de los convenios colectivos negociados entre los representantes de los trabajadores y de los empresarios, algo con lo que se intenta acabar hoy día. Sin duda un gran avance para la época y un enorme retroceso en que conlleva a su eliminación actualmente.

En el aspecto de los seguros sociales, el gobierno republicano avanzó en su obligatoriedad y universalización. En 1930 el Seguro Obligatorio de Retiro Obrero incluía a a tres millones y medio de trabajadores, en solo dos años aumentaría en otros dos. Además, se estableció el Seguro de Maternidad obligatorio, garantizando la asistencia sanitaria por maternidad a las mujeres asalariadas, así como el Seguro de accidentes de trabajo con indemnizaciones fijadas por Ley.

No se pretende en ningún caso idealizar este periodo, pero los defectos que son achacables a cualquiera de las experiencias europeas del momento, no pueden restar ni un ápice de valor a lo conseguido durante esta etapa: promulgación de la Constitución de 1931 reconocedora de la igualdad y libertad, el sufragio universal tanto para hombres como para mujeres, la separación entre Estado e Iglesia a través de la consagración de la laicidad, la aprobación de Estatutos de Autonomía y la reforma agraria para la redistribución de la tierra a través del Instituto de Reforma Agraria así como los esfuerzos por conseguir un sistema educativo público, universal y laico donde primara la igualdad de condiciones.

Por todo esto, Juventudes Socialistas de Dos Hermanas reconoce, en este significativo lugar, la importante labor realizada durante la II República, en la que el PSOE participó activamente. Así como mostramos nuestro reconocimiento a las víctimas de la Guerra Civil y posterior represión durante el franquismo.

 

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre