Publicidad

Madrugá Gran Poder

La cofradía alargó su recorrido para llegar a nuevos rincones y cofrades

Su caminar por las calles oscuras de la madrugada del Viernes Santo son unas de las experiencias que ningún cofrade que visite la Semana Santa nazarena debe perderse por nada del mundo. Un andar contundente, silencioso, cabizbajo, potente, sólo roto, por momentos, por la voz ronca de su capataz, otra de las señas por antonomasia de la Madrugá de Dos Hermanas.

Publicidad

En este 2015 Jesús del Gran Poder se reencontró con su pueblo, con sus fieles y devotos, y, como ya acostumbra a hacer en la penumbra del Viernes Santo, caminó por las calles de la Dos Hermanas hebrea. Y caminó más que nunca, ya que la hermandad había decidido que en estos momentos difíciles, de necesidad, de plegarias y oraciones, el Señor tenía que estar más tiempo en las calles de su pueblo. Por ello, la cofradía estrenaba un nuevo itinerario, con más tiempo de procesión en la calle, que resultó del agrado de los cofrades que lo contemplaron a su paso.

A pesar del cambio, desde la junta de gobierno de la hermandad de la calle Real Utrera se asegura que la estación de penitencia se desarrolló con total normalidad y con el recogimiento que caracteriza esta corporación en su discurrir procesional por las calles de nuestra ciudad. Durante el itinerario llevado a cabo, se cumplió en todo momento el horario establecido.

Madrugá Gran Poder

Como incidencia destacable, sólo reseñar el cambio de las potencias que se le tuvo que efectuar al Señor del Gran Poder, por motivos de seguridad, cuando el paso discurría por la calle Botica.

Por lo demás, se vivieron estampas para el recuerdo al ver al Nazareno de Manuel Gutiérrez Reyes Cano por rincones o espacios en los que no se está acostumbrado a ver sobre su recientemente estrenada andas doradas. Así ocurrió en Rivas, San Alberto o Villavicencio de los Caballeros, así como por el callejón Cervantes para buscar la Carrera Oficial por Canónigo y Santa María Magdalena.

Había ganas de ver a los titulares de Gran Poder por estas calles, cuyos vecinos y devotos le devolvieron la visita con la entrega de ramos de flores, que perfumaron su duro camino hacia el Gólgota nazareno.

Este cambio de itinerario tuvo un buen efecto en los últimos momentos de procesión de la cofradía, ya que al alargar su recorrido, para que el Señor y la Virgen llegase al mayor número de personas posibles, se registró una mayor afluencia de público en la entrada de la cofradía en su capilla. Algo que hizo más tarde de lo habitual, con el sol comenzando a reclamar su entrada en la jornada de Viernes Santo. Antes, los titulares de Gran Poder dejaron algunas estampas para el recuerdo, de las que captan los objetivos de los fotógrafos, al paso por la recién remozada Torre del Olivar en Real Utrera.

Cambio en los penitentes con cruces
Una de las novedades de la Madrugá, además del estreno de una nueva pértiga en el cortejo del paso de palio, fue el cambio de posición del tramo de penitentes con cruces. Estos se ubicaron tras el paso del Señor del Gran Poder, tras las largas filas de promesas que se forman detrás de su paso durante su Estación de Penitencia.

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre