Publicidad

Os verán vuestros abuelos desde el cielo,
y vuestro abuelo mirando sonreirá.

A la vez que el llanto de la abuela,
el Jueves Santo de grises teñirá.

La obligaron a no estar junto a vosotros,
pues a vosotros la hicieron renunciar.

Publicidad

Fue la avaricia convertida en asesina,
su misma hija quien la quiso ejecutar.

Ya desde el cielo los dos están alerta.
A vosotros os verán procesionar,

Jueves Santo en estación de penitencia,
con la hermandad de la Cruz de la Verdad.

Cuando deslumbre el brillar de alguna estrella,
vuestra fe os ayudará continuar.

Pensad que la luz de Jesucristo,
jamás nunca os dejara de iluminar.

Y sabed que allá arriba los abuelos,
para siempre junto a Dios descansarán.

 

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre