Publicidad

Queremos comenzar el manifiesto de hoy, recordando que la violencia de género es todo tipo de violencia ejercida contra las mujeres por el hecho de serlo. Es consecuencia de la posición de la mujer en una educación patriarcal, subordinada al varón y carente de plenos derechos como persona. Se manifiesta en todos los ámbitos, tanto en el público como en el privado.

¡Constituye, un atentado contra los derechos humanos!

Queremos continuar, recordando que es responsabilidad de todas y todos intervenir, actuar y no tolerar ningún acto de violencia.

Publicidad

Esta no desaparecerá mientras exista una relación desigual entre hombres y mujeres. Es imprescindible actuar en la educación de la juventud, no sólo en la escuela, también en el ámbito familiar y social.

Cuando del corazón y de la cabeza de niñas y niños, mujeres y hombres, desaparezcan las justificaciones, mentiras y mitos que históricamente defienden la superioridad de los hombres sobre las mujeres; cuando se reconozcan estos derechos y podamos  mandar en nosotras mismas, entonces la violencia de género desaparecerá.

Tenemos la obligación de seguir luchando contra la violencia y por la igualdad. Tenemos la obligación de luchar, para que cualquier  lugar del mundo, deje de ser el escenario de muertes de mujeres.

Las alarmantes cifras de víctimas de violencia machista, y el impacto de esta violencia en todos los ciclos vitales de las mujeres, debe ser motivo de sobra para la reflexión y actuación a todos los niveles.

Los protocolos de detección e intervención puestos en marcha en materia de violencia, y los recursos existentes, no son suficientes; pues no se ha logrado disminuir el número de atentados machistas.

Los medios de comunicación dan muestra evidente, pero no suficiente, de la realidad que está aconteciendo diariamente con las mujeres en nuestra sociedad. Siguen muriendo, siguen sufriendo agresiones físicas y psicológicas, en un infierno del que es muy difícil escapar.

Condenamos la violencia en cualquiera de sus formas.

Las mujeres en nuestro país tenemos cada vez más dificultades para ejercer nuestros derechos sexuales y reproductivos, o conciliar la vida familiar y laboral. Se nos sigue considerando incapacitadas para decidir en algo tan importante como es nuestro futuro, imponiéndonos una maternidad forzada. Todo eso es violencia de género.

Existen propuestas de leyes que son verdaderos atentados contra las mujeres. Existen recortes responsables de que muchas mujeres retiren la denuncia contra su maltratador, al encontrarse en una situación de desprotección tras presentarlas. Las políticas de los recortes en prevención, sensibilización y protección de las mujeres y de sus hijas e hijos, provocan una situación de grave riesgo.

El gobierno llama recortes de presupuesto, a privarnos de nuestras libertades y demás derechos. Es la libertad un derecho que jamás se debe medir en euros.

España año 2014, 59 mujeres asesinadas.

Hoy, continuamos sumando víctimas. 9 son las muertes sucedidas por asesinatos machistas, en los primeros tres meses de 2015.

Desde aquí instamos a hombres y mujeres, a continuar la lucha contra el maltratador anónimo; y el maltratador público con nombre, apellidos y responsable de la política desigual que estamos sufriendo.

¡Hagámoslo, reiteremos nuestro compromiso a luchar, por las mujeres que ya no están, y por el conjunto de nuestra sociedad!

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre