Eva María Ramírez, pregonera de la Semana Santa

Pregonera de la Semana Santa

{xtypo_quote_left}Si un pregonero no se traiciona sólo puede hacer un tipo de pregón{/xtypo_quote_left}

El domingo día 22, a las 12:30 horas, Eva María Ramírez Ordóñez pronunciará el Pregón de la Semana Santa en el Teatro Municipal. Licenciada en Historia, desarrolla su labor en la Delegación de Igualdad. Hermana de Santa Ana, Estrella y Santa Cruz, ya ha sido pregonera del Costalero, Glorias y exaltadora de la Navidad.

Ya ha dado el pregón del Costalero, Glorias y la Exaltación de la Navidad. ¿Se enfrenta ahora a su mayor reto como oradora?
Todos los pregones constituyen un reto porque nunca es fácil dirigirse a un auditorio pero, indudablemente, el pregón de Semana Santa es el pregón de pregones, es el que aglutina todas las devociones, y, precisamente por ello, el reto es mayor y también la responsabilidad.

¿Cómo recibe una cofrade que se acuerden de ella para anunciar la Semana Santa?
Pues con muchísima alegría, agradecimiento, honor, humildad y responsabilidad. Convertirse en la voz que anuncia la Semana Santa a Dos Hermanas es sin duda uno de los mayores honores que se pueden otorgar a una persona amante de nuestras hermandades y cofradías y eso te lleva a querer devolver con tus palabras toda la confianza y la ilusión que en ti  han sido depositadas.

¿Qué quiere transmitir  con la visión de la Semana Santa que ha plasmado en su pregón?
Pretendo que mi pregón sea un anuncio de nuestra Semana Mayor, un canto a esos días que en esta tierra vivimos con tanta intensidad, a nuestras tradiciones, a nuestra fe, que en esa semana encuentra su verdadera razón de ser. La Pasión y Resurrección de Cristo es el núcleo de aquello que creemos y profesamos y en esta bendita tierra lo vivimos de esta manera tan especial que es lo que realmente desearía que se transparentara en mis palabras.

¿Va a ser más un pregón de advocaciones, de vivencias, de fe, evangelios o qué caminos va a tomar su disertación?
Un poco de todo. Soy una persona enamorada de Cristo y de su Iglesia, cofrade que ha vivido intensamente el mundo de nuestras hermandades desde hace más de treinta años, madre y esposa de cofrades e hija de este pueblo al que quiero con toda el alma. Y así como soy yo, es mi pregón.

¿Quién la presentará el domingo en el teatro?
Me presenta mi marido, Agustín García, que también fue pregonero de nuestra Semana Santa en 1991. Es la persona que mejor me conoce después de treinta años juntos, y era además una manera de compartir con él todos y cada uno de los momentos de este pregón. Quería además revivir aquella estampa de 1991 en la que también los dos estuvimos juntos, pero con los papeles invertidos: él como pregonero y yo, como su presentadora.

¿Qué marchas ha elegido para que pongan los sones cofrades a este acto?
Todavía son para mí una incógnita porque serán mis hijos, Estrella y Jesús, los que las elijan. Es mi humilde manera de hacerles también a ellos partícipes de este acontecimiento que con tanta intensidad se está viviendo en mi hogar.  

Es la segunda mujer que pregona la Semana Santa ¿Son buenos momentos para la igualdad en el seno de las hermandades nazarenas?
Yo creo que sí, todo camina sin prisa, pero sin pausa. Empapa mejor la tierra la lluvia fina y constante que las torrenciales. Hay que ser paciente. Pero gracias a las decisiones de nuestros pastores el camino se va andando con naturalidad y se van aceptando los cambios. Las mujeres estamos en las hermandades para servir y trabajar codo a codo con los hombres, ni más, ni menos.

¿Cuál es el momento más complicado: la elaboración del pregón, su defensa en público o las críticas del mismo?
Con toda seguridad, la respuesta oscila entre las dos primeras opciones: la elaboración y la proclamación. Las críticas, con todos mis respetos, no me quitan el sueño. Soy de la opinión de que un pregonero, si no se traiciona a sí mismo, a sus convicciones y a sus vivencias, sólo puede hacer un tipo de pregón. Habrá personas a las que guste más y otras a las que guste menos, lógicamente, pero lo importante es que sea una transparencia del alma de su autor o autora. Coherencia y autenticidad. Lo demás viene por añadidura.

 

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre