Publicidad

Hacía meses que no sabíamos nada del Ministro de Educación José Ignacio Wert.Aprobada su LOMCE, la polémica ley para la mejora de la calidad de nuestro sistema educativo, pareció dar un paso atrás y desaparecer de la primera plana ante la enorme cantidad de manifestaciones de estudiantes y padres de estudiantes que pedían su dimisión. Ahora Wert parece haber despertado de ese letargo mediático al que se había sometido voluntariamente con una nueva reforma, no menos polémica que la anterior: la reforma llamada 3+2.

Su objetivo parece claro, reformar el sistema universitario español; y por si fuera poco pretende hacerlo este año, antes de que termine la legislatura. La idea de Wert es la siguiente: los grados universitarios pasarían de durar cuatro años a tres. Ahora, una vez terminado el grado, el alumno que desee seguir formándose puede cursar un máster de un año de duración, pero para compensar el año del grado que Wert quiere eliminar, los másteres pasarían a durar dos años.

Para analizar en profundidad esta reforma debemos tener en cuenta varios factores. En primer lugar, reducir las carreras universitarias a tres años perjudicaría gravemente a los alumnos, que saldrían peor formados de las universidades, pues el contenido de todo un año académico debería ahora intentar buscar un hueco entre los tres años que duraría el nuevo grado, algo que en los ya sobrecargados cursos académicos parece imposible. Además, los grados que provienen de las antiguas licenciaturas (que contaban con cinco cursos) ya fueron duramente condensados, llegando a eliminar contenidos para adaptarse al nuevo plan de estudios de cuatro años.

Publicidad

Por otro lado, es por todos sabido que el precio de un máster es mucho más alto que el de un curso de un grado universitario. Un curso universitario de grado puede tener un coste para el alumno de entre 1.000 y 2.000 euros, dependiendo de la Universidad en la que se curse. En cambio, ahora mismo un máster de un año de duración puede costar a partir de los 3.000 euros, llegando incluso a los 8.000 euros según la especialización.

Por lo tanto, lo que pretende el Ministro Wert es que los futuros estudiantes universitarios adquieran conocimientos mucho más básicos y generalizados, es decir, que acaben sus estudios peor formados que sus antecesores y luego, para poder profundizar los conocimientos que se les niegan en el grado, que desembolsen una cantidad de dinero que muchos no podrán asumir por un máster de dos años. Afortunadamente, la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE) ha acordado que ninguna universidad española ofertará grados de tres años hasta el curso 2017/18.

Desde Juventudes Socialistas de Dos Hermanas nos oponemos a una reforma universitaria que, además de carecer de sentido, hace aún más injusto el actual sistema educativo. Con la subida de tasas universitarias del PP, miles de estudiantes fueron expulsados de las universidades por no poder pagar sus matrículas. Ahora, si se aprueba la reforma del 3+2, el precio de estos cinco años será mucho más alto, pues el año extra de máster encarecerá enormemente la factura universitaria. La función de un Ministro de Educación es garantizar la igualdad de oportunidades y en el acceso a los estudios universitarios; que cualquier persona venga de donde venga y tenga el dinero que tenga pueda estudiar lo que desee

 

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre