Publicidad

In memoriam de Rosa

Mi Rouse, mi amiga, mi otra hermana, ésa era ella. La que siempre estaba, siempre dispuesta para todo lo que me hiciera falta, con su sonrisa amable y servicial, capaz de transmitir en un segundo paz y tranquilidad. Su forma de ver la vida y de aceptar las cosas era envidiables, algo para no olvidar y tener en cuenta. Siempre dispuesta ayudar e incluso sin pedirlo y lo más importante sin esperar nada a cambio.

Me enseñó mucho, pero lo más importante es que me hizo ver con qué poco se puede ser feliz, disfrutar de las cosas más simples, ella era capaz de ver lo mejor de todo y de todos.

Publicidad

Mi Rosue, gracias por hacer conmigo parte de este camino, un camino que a veces ha sido duro, pero con tu ayuda lo estoy haciendo. Alguien me dijo que seguirás conmigo, seguirás ayudándome como hasta ahora lo has hecho, lo sé, sigues conmigo y con los míos, más presente  que nunca porque estás en mis pensamientos.
Tu Mary

A la persona más maravillosa que he conocido, la mejor jefa, compañera y amiga que jamás nadie pueda tener. Siempre te querré.  
Raquel

Lo bueno de la vida es haber conocido a una persona como tu. Siempre te llevaremos en nuestros corazones. Te queremos.
Jesús, tata y Joaquín

Se nos ha ido Rosi, nuestra amiga, nuestra compañera.
Una alpujarreña enamorada y orgullosa de su pueblo y de su gente, que tuvimos la gran suerte, que por esas cosas buenas que tiene la vida, decidiera instalarse aquí en Dos Hermanas hace ya unos buenos años.
Muchos somos los que tuvimos el privilegio de compartir con ella, charlas, tristezas, preocupaciones, risas, cafés y nos contagiamos de su forma de ver la vida, de su buen ánimo, de su sonrisa y de su sencillez, porque ella nació con el don de hacerse querer por donde iba pasando.
Rosa, una gran profesional de la enfermería, donde deja un gran vacío.
Rosi, una madre maravillosa, y una gran amiga. Tu pueblo, tu familia te echa mucho de menos, pero nosotros también. Yo también. Te has ido, pero nunca desaparecerás porque estás en nuestro corazón.
Inma

Y llegó el funesto día, no por esperado era menos temido. Atrás quedaron 2 años de lucha contra esta terrible enfermedad. En este difícil camino me enseñaste muchas cosas: a aceptar la vida como llega con sus alegrías y tristezas, a disfrutar de las cosas más sencillas, a dar sin esperar nada a cambio, a disfrutar de la fuerza de la amistad…
A ti, Rosita, que hasta el último minuto mantuviste la sonrisa ayudándonos a todos a soportar tu despedida, a ti, que durante toda tu vida fuiste dejando amigos/as que no han consentido que te marches sin darte un gran abrazo, a ti, Rosita que estuviste a mi lado durante estos últimos quince años. A ti, mi amiga, siempre te llevaré en mi corazón.

De tu Anita, Clara, Jaime y José Luis

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre