Publicidad

Waterpolo Dos Hermanas y Escuela de ZaragozaLucía Trinidad guió desde la portería al triunfo de su equipo, muy sólido en defensa

El C.W. Dos Hermanas-Emasesa ha logrado su primera victoria de la temporada en la División de Honor femenina después de derrotar este sábado a domicilio a la Escuela de Zaragoza por 3-6. En un encuentro marcado por las defensas, la actuación bajo palos de la guardameta internacional sevillana Lucía Trinidad, que este año ha regresado a la competición tras un año ausente por maternidad, ha resultado fundamental para que las nazarenas sumen sus tres primeros puntos del curso liguero 14/15.

La ausencia por problemas físicos de la boya estadounidense Michaela Pieradozzi, que finalmente no viajaba para recuperarse de un golpe recibido esta semana durante un entrenamiento, se ha contrarrestado con la baja en las filas aragonesas de la campeona mundial y europea con España Andrea Blas, fundamental en su equipo. A pesar de todo, la igualdad ha presidido el choque en una primera mitad de alternativas en la que la falta de poderío interior de ambos equipos era patente, dejando protagonismo a las lanzadoras.  

Publicidad

A pesar de que la Escuela de Zaragoza golpeaba rápidamente, a los 30 segundos, la solidez y paciencia del Dos Hermanas-Emasesa le llevó a remontar antes de acabar el primer asalto con tantos de la canadiense Breda Vosters y la campeonísima Lorena Miranda (1-2).  

El segundo cuarto, casi nulo ofensivamente hablando, concluía con tablas en el tanteo merced a un parcial de 1-0 para la locales (2-2), que incluso tomaban la delantera tras el descanso (3-2). Llegó entonces la reacción ofensiva de un equipo sevillano que recuperaba la ventaja tras aprovechar tres ocasiones de superioridad por medio de Lorena, Xenia y Lisandra (3-5). Esta última, en un último cuarto nuevamente marcado por las defensas, rubricaba la victoria sevillana con su segundo gol, también en ocasión de uno de más.

Punto ‘in extremis’ para los chicos
El C.W. Dos Hermanas-Emasesa ha logrado un meritorio empate a domicilio ante el C.D.W. Málaga (9-9) en partido correspondiente a la cuarta jornada de la Liga de Segunda Nacional masculina que sirve para confirmar la recuperación de los hoy visitantes. El equipo sevillano, que se desplazaba a la Costa del Sol en busca de su segunda victoria consecutiva, ha logrado al menos un punto que le sirve para situarse séptimo clasificado provisional en la tabla. Y lo ha hecho de forma agónica tras lograr la igualada final, por medio de Carlos Villar, cuando sólo faltaban tres segundos para la conclusión de un partido en el que ofensivamente brillaba Luis Jiménez, autor de cuatro tantos.  

Ante un rival directo en la lucha por las dos plazas de ascenso a Primera y que se mantiene invicto desde la segunda posición, prácticamente se ha repetido el guión del último precedente entre nazarenos y sevillanos. Entonces, en la final de consolación de la Supercopa de Andalucía disputado en Montequinto en septiembre, se imponían los locales por un apretado 9-8. En este caso, el duelo entre el tercer y el cuarto clasificados de Segunda el pasado curso se ha saldado con tablas en un choque marcado por la igualada en el Centro Acuático de la capital costasoleña, como así lo reflejan sus parciales (3-2, 1-1, 2-3 y 3-3).  

A pesar del tanto inicial nazareno, el primer cuarto terminaba con ventaja mínima para los malagueños (3-2), que conseguían mantener la renta al descanso tras un exiguo 1-1 en un segundo parcial marcado por la superioridad de las defensas. Ya en el tercero, el Dos Hermanas-Emasesa lograba equilibrar el marcado al devolver a su rival el parcial inicial (2-3), llegándose a los últimos ocho minutos 6-6. Fue entonces cuando el cansancio sirvió para animar las ofensivas de uno y otro equipos, que sellaron el empate con un 3-3 definitivo.

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre