Publicidad

Luna marinera, luna de todas mis noches, estoy esperando que vuelvas con las alas desplegadas como vuelan las gaviotas y te poses en mi ventana. Antes que salga la aurora ambularemos unidos por el desván de las olas. Cuando vengas silenciosa trae todos tus aromas, luna que me dejaste sin tu rumor de caracolas.
Es propio del buen pastor no desollar a sus ovejas. Suetonio.

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre