Publicidad

“Reunirse en equipo es el principio. Mantenerse en equipo es el progreso. Trabajar en equipo asegura el éxito”. Aunque la frase la formuló el industrial americano Henry Ford, bien podría servir de máxima para los logros de nuestra Asociación Coral. Superadas las fiestas navideñas toca echar la vista atrás y hacer balance de lo vivido durante las pascuas.
En nuestro caso, el principal hito de la Navidad ha tenido forma de concierto.

En concreto, nuestro Concierto Extraordinario de Navidad del pasado 21 de diciembre, un híbrido a medio camino entre el musical y el recital tradicional. Una suerte de espectáculo en el que hemos depositado muchas horas de esfuerzo dedicadas, exclusivamente, a elaborar un producto único que removiera los sentimientos de grandes y pequeños.

Como suele suceder en los grandes proyectos de la humanidad, el mérito de lo conseguido no reside en una sola persona, sino en un enorme colectivo. En nuestro caso, en un grupo de casi un centenar de personas. Por ello, queremos aprovechar la ocasión para manifestar nuestro público agradecimiento a todas aquellos que prestaron su desinteresada colaboración a nuestro concierto.

Publicidad

Gracias a la Banda de Música Santa Ana de Dos Hermanas, al Conservatorio Profesional de Danza de Sevilla, al Coro de Campanilleros de Ibarburu, a Producciones Trujillo, a José Carlos Sánchez Gómez y Ángel Manuel Rodríguez Fernández-Andes, regidores de la producción; a Manuel Ballesta Maqueda, protagonista y genial hilo conductor del espectáculo; a Juan Miguel y Mª Ángeles Navarro Aragón, figurantes; a Laura Elisabeth Romero López como responsable de vestuario y a su equipo de colaboradores (Mª del Carmen Parejo Jiménez, Bienvenido Castellano Jiménez, Enrique Ojeda Gómez, Sara M. Bueno Romero; Rosa Bascón Román, Mª del Mar Álvarez Sáez y Mª Ángeles Aragón Román), destacando a estas dos últimas por desempeñar también el doble papel de figurante de escena y protagonista femenina de la historia, respectivamente.

No podía faltar nuestro agradecimiento a los técnicos del Teatro Municipal Juan Rodríguez Romero, que demostraron su profesionalidad y buen hacer en todo momento. Hacemos extensible ese agradecimiento a las concejalías de Participación Ciudadana y a la de Juventud y Cultura, por la colaboración prestada.

No podemos olvidar a los grandes protagonistas de todo: los integrantes de nuestra escolanía y coral, artífices de nuestro particular ‘milagro’ junto al director musical de nuestra formación, Nicolás Miguel Barbero Rivas.

Y por último, gracias al pueblo de Dos Hermanas. Nuestro público, fiel y entusiasta, principio y fin de nuestros esfuerzos, y que agotó rápidamente las localidades puestas a la venta, quedando muchos nazarenos y nazarenas sin posibilidad de presenciar nuestro concierto. Por todos ellos (en especial por estos últimos que no tuvieron la posibilidad de acompañarnos en la tarde del 21 de diciembre) proseguiremos trabajando de manera incansable con la intención de continuar ofreciéndoles, por mucho tiempo, un producto cultural de primera calidad.

 

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre