Publicidad

El nueve años del Grupo Bolaños tratará de ampliar su récord de victorias en Dos Hermanas en el kilómetro del Gran Premio La Caixa

Hace unos días, el preparador Enrique León hacía unas llamativas declaraciones en las que decía no descartar la opción de probar a Camuray en vallas, modalidad ahora aparcada en el turf español pero con un calendario de pruebas muy amplio en Francia y Gran Bretaña. Mientras se consume el cambio, si es que éste termina produciéndose, el velocista del Grupo Bolaños, que acaba de cumplir 9 años, seguirá corriendo sprints (nada que ver con las pruebas de obstáculos, que se disputan sobre distancias mucho más largas).

El próximo reto lo tiene este domingo, cuando partirá con la vitola de favorito en los 1.000 metros casi rectilíneos del Gran Premio La Caixa. Si gana, ampliará su récord de victorias en su pista favorita, la del Gran Hipódromo de Andalucía Javier Piñar Hafner, a siete triunfos. Pasará tiempo hasta que otro purasangre iguale sus números en Dos Hermanas.

Publicidad

La prueba, con la que se cerrará la sexta reunión de la temporada invernal, tiene un precedente muy cercano: el sprint de idénticas características que se celebró en la segunda jornada y en el que Camuray, con la monta de José Luis Martínez, quien será el encargado de dirigirlo nuevamente, se impuso con claridad a un lote en el que sólo se salvó David’s Divina. La yegua de Lisselan Farms, ya más puesta que en aquella cita en la que reaparecía, puede poner esta vez en más apuros al principal candidato al triunfo, mientras que Takar, decepcionante en aquella cita, tiene la oportunidad de resarcirse. Devil Black y Sergei, a entrar en el trío.

El programa de la reunión contempla también la disputa de la preparatoria del Memorial Javier Piñar Hafner, el gran premio para los tres años del meeting nazareno, que se celebrará el próximo 9 de febrero. En el Premio El Desmarque, los siete ejemplares que tomarán la salida desde el poste de los 1.800 metros aspiran a demostrarle a sus propietarios y preparadores que son capaces de ser competitivos en una distancia que a estas alturas del año es muy exigente para unos potros generalmente poco contrastados. De los participantes, el que más ha demostrado es Windsor Buoy, ganador en su debut y tercero en la última Copa de Criadores. Tras pasar con buena nota un test tan importante como ése, el potro de la cuadra Hewseu regresa a la competición tras un buen descanso y con una muy buena probabilidad. Su principal enemigo puede ser Esquilero, el único del lote que ya se ha probado en la distancia y que tiene un estilo puntero que suele dar muy buenos resultados en Dos Hermanas.

Hay ganas de ver a Tequila, que puede sumarse a la pelea por la victoria, y a Riviera, que debutó hace unas semanas con un quinto puesto. La segunda carrera de la mañana, Premio Cría Nacional, se disputará sobre una milla y se presenta a priori como una inmejorable ocasión para que Don Fernando Hab sume ese triunfo del que lleva haciéndose valedor en las últimas semanas. Tercero y segundo en las dos salidas que ya realizó en este invierno, llega el momento idóneo para el caballo de la cuadra Vadillo, que, eso sí, tendrá que sudar para ganar. Alabama es otra que parece haber cumplido ya todos los pasos requeridos para poder ganar, mientras que, habida cuenta de lo visto en las jornadas anteriores, cuesta ver a Rubens en la pelea. Nunca se sabe, y más aún tratándose de un caballo con clase, pero no parece estar fresco. Atención a dos purasangres con mucho peligro: Crack, que viene de ganar una primera parte de hándicap, y Roberttino Star, que se destapó con su primer triunfo hace tres semanas.

La reunión, como es habitual, se completa con un hándicap dividido, que en esta ocasión ha sido programado sobre la distancia de 2.100 metros. La primera parte, Premio Cruzcampo, permitirá ver de nuevo al joven Jaime Gelabert a lomos de Ramallah, la yegua que entrena su padre Tolo y con la que ambos consiguieron su primera victoria, uno como jinete y el otro como preparador, en la segunda jornada. Ramallah vuelve a salir con una escala voladora (sólo 52 kilos de carga), lo que invita a tenerla muy en cuenta, así como a Artesa, con la que Vaclav Janacek, que regresa a la competición tras quince días de vacaciones, consiguió su última victoria en 2013, la que le permitió frenar la sorprendente sequía de triunfos que le acompañó en el tramo final del curso pasado. AIndian Lou siempre hay que tenerlo en cuenta en Dos Hermanas, y comparece listo para dar guerra, la misma que se espera de Dubrovnik, quien ha entrado en el trío en sus dos comparecencias anteriores, estando incluso a punto de ganar en la última. Ojo con Giggolo Star, que ya acabó muy cerca del triunfo en su última.

En la segunda manga del hándicap, Premio Sociedad de Carreras de Caballos de Sanlúcar de Barrameda, el pronóstico se complica notablemente. Della Bend intentará sumar su segundo triunfo en la temporada, aunque la subida de kilos que le ha significado dicha victoria juega en su contra. Puede que la tortilla se dé la vuelta y que el segundo clasificado entonces, Balabindu, se la devuelva en esta ocasión. Fischer y Eco Jar también deben entrar en la pelea.

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre