Publicidad

Desde hace bastante tiempo vengo observando como con total falta de civismo bastantes personas hacen uso de nuestro Parque de la Alquería.

Por desgracia uno es ya casi inmune a esta y diversas plagas fruto del “todo vale”. Sin embargo hay una de estas conductas que por peligrosa incluso tiene una Ley de ámbito Estatal que la regula.

Me refiero a esa costumbre de los dueños de perros a dejar sus canes sueltos, sin bozal y correteando a sus anchas por el parque.

Publicidad

Ante la pasividad de las autoridades vemos como perros reconocidos como razas peligrosas, otros de tamaño considerable y de toda condición deambulan a sus anchas por el recinto mientras sus dueños hacen gala de un total desprecio por la seguridad, la vida y la convivencia. Hay que estar muy ciego para no ver que el día menos pensado uno de estos perros ataque a alguien o simplemente en una carrera deje caer a una persona.

Entonces lamentaremos y nos preguntaremos por qué nadie hizo nada pero antes dejemos que bajo un falso amor por los animales sigan paseando sin cadena, bozal, anteponiendo los derechos del perro a los de las personas que solo quieren pasear, hacer deporte, jugar o simplemente estar, mientras la zona acotada especialmente para perros sigue vacía.

Ya es duro poder gozar de un solo parque público para una ciudad tan grande, ya es duro que los fines de semana sea botellódromo y que a diario no falten “sospechosos” yendo de arriba para abajo pero creo que todavía no soy capaz de evadirme de una mordedura o una caída.

 

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre