Publicidad

El Gobierno salido de las urnas del 20 N lleva tres meses funcionando. En los 37 años del fin de la dictadura han gobernado gobiernos sustentados por partidos políticos de distintos signo ideológico, unos de derechas y otro socialdemócratas.

Después de salir de la oscuridad dictatorial los ciudadanos/as españoles/as con su lucha  tenaz y pacifica empezaron una nueva etapa de la vida española cargada de ilusión, construyendo un nuevo régimen con plenos derechos democráticos para todos. El balance en general ha sido positivo, el reconocimiento de muchos derechos en el plano laboral, en derechos sociales y civiles han sido muy importantes, podían haber sido muchos más y de mejor calidad pero si no han sido más y mejores es por que las fuerzas políticas que nos han gobernado, la derecha en los primeros años no puso en funcionamiento los Pactos de la Moncloa en su integridad, los  socialdemócrata, porque no aprovecharon el potencial de esos Pactos y de las fuerzas de progreso para avanzar más en derechos y democracia.
Los que nos gobiernan actualmente nos están trazando un camino sin salida como en los más negros años vividos en nuestro país. También hay que decir que una parte de responsabilidad la tiene la sociedad que se ha conformado con un Estado de bienestar mucho más débil que el que gozan los ciudadanos en una gran parte de la UE.

Si en España, en estos años ya mencionados, la sociedad ha gozado de un mayor bienestar en pilares tan fundamentales como la Sanidad, Educación, Pensiones, Ley de Dependencia. Más, Divorcio, Aborto y Matrimonio del mismo Sexo, ley contra la violencia de género, etc., ha sido fruto de acuerdos importantes de las fuerzas políticas de las izquierdas, de las luchas y de las movilizaciones de las fuerzas sindicales y sociales, así como, de la sociedad progresista españolas. Al cabo de este recorrido de treinta y siete años, un gobierno de derecha cerril está desarrollando una política de desmantelamiento, un ataque frontal a todos los derechos conquistados y lo esta llevando a cabo en nombre  de 10 millones de votantes que para nada representan a los 46 millones de españoles, aunque las urnas le hayan otorgado mayoría absoluta.

Publicidad

Si durante un periodo de varios años una parte importante de los ciudadanos españoles han vivido un sueño en el que su preocupación fundamental fue la casa, el coche, las vacaciones, etc.,  dejando en el olvido que los representantes del régimen capitalista no sueñan sino actúan sin descanso en sus pretensiones de vaciar de contenidos los derechos conquistados de la ciudadanía. En el momento que sus representantes más genuinos del capitalismo, la derecha, han podido llegar al poder, en tres meses, no sólo les ha hecho despertar sino que estos ciudadanos al despertarse se han encontrado con la brutal política de recortes que jamás habían pensado que podía ocurrir y que ahora es una realidad en nuestro país.

Las grandes manifestaciones de ciudadanos que se han desarrollado en este último mes, convocadas por los sindicatos de clases CCOO y UGT, y apoyadas por las fuerzas de izquierdas, contra las medidas tomadas  por el gobierno de la derecha, junto con otros oscuros poderes fácticos que han pretendido doblegar, desmantelar y aislar a las centrales sindicales de sus bases, los trabajadores, pretendiendo enfrentar a dichas centrales sindicales con los parados, ha fracasado y los ciudadanos que han participado democráticamente y pacíficamente en las más de 60 manifestaciones en toda España, como respuesta han pedido unánimemente la convocatoria de Huelga General para el 29M.  

La Huelga General del 29M no es un capricho de los ciudadanos, ni de las centrales sindicales. Esta huelga es justa y necesaria, ya que los trabajadores no tienen otra arma, pacífica, que la huelga, cuando no hay otro camino y se le cierran todas las puertas de la negociación, así ha sido desde que la clase obrera consiguió organizarse y luchar por las conquistas de sus derechos, nada es fácil, ni ninguna de las conquistas  regalada, sino que han hecho falta muchos sacrificios, sangre y vidas a lo largo de la Historia. La HG tiene que ser masiva y doblegar la voluntad de nuestros gobernantes, retirando la reforma laboral y sentándose a negociar una nueva, equilibrada y justa.     

La derecha española se ha trazado un camino equivocado para salir de la crisis, y lo está llevando a cabo con cinismo, engaños y mentiras, cargando sobre las espaldas de los ciudadanos más débiles todo el peso de los recortes para rebajar el déficit presupuestario sin importarles para nada la situación de desamparo e inseguridad y miedo en que millones de españoles viven en este momento histórico de crisis del sistema. El gobierno pretende por una parte contentar a los mercados insaciables protegiendo a los bancos, y por la otra a la UE, que en la actualidad está dirigida por gobiernos de derechas encabezados por los más poderosos, Francia y Alemania.

Se vanagloria en las reuniones en los Consejos Europeos de su reforma laboral que significa dejar sin derechos laborales a los asalariados de nuestro país, retroceder al siglo XVIII dando poderes absolutos a los empresarios y a la administración para la más dura explotación. Los sindicatos, los partidos políticos de izquierdas, las asociaciones ciudadanas y todo el que se sienta concernido tienen que trabajar para que la HG del 29M sea un éxito rotundo y hagamos retroceder a este gobierno en su locura para que tome otro camino, que no puede, ni debe ser otro que el de la negociación con los Sindicatos, así como, con las fuerzas políticas  en el Parlamento.

 

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre