Publicidad

1801Un misterioso mensaje emitido por Radio Nacional en Barcelona resucita esta vieja aspiración de nueve hermanos nazarenos, primos del arzobispo de Sevilla

Un misterioso anuncio radiofónico, emitido por Radio Nacional de España en Barcelona, mantiene en vilo a los Cardona de Dos Hermanas. Vuelve a planear sobre la familia un tema casi olvidado, que siempre se comentó más como un rumor que como una certeza.

Se trata de una supuesta herencia millonaria procedente de un rico antepasado, el que fuera arzobispo de Sevilla Francisco de Solís Folch y Cardona, fallecido en 1775. En su testamento, dejó toda su fortuna, sobre todo en forma de propiedades (muchas de ellas en América), a su madre, Josefa Folch de Cardona. A su vez, Josefa legó la herencia a sus familiares más cercanos, entre ellos sus 9 sobrinos (hijos de su hermano José y primos hermanos del arzobispo), todos ellos de Dos Hermanas: José, Rosario, Josefa, Trini, María, Carmen, Juan, Manuel y Dolores Cardona Jiménez, que serían hoy depositarios de esa fortuna.

Publicidad

Buscando papeles
Precisamente Dolores Cardona ya inició, a través del párroco Gerardo Cano, la búsqueda de la documentación necesaria, al parecer depositada en los archivos del Palacio Arzobispal de Sevilla. A pesar de las promesas iniciales del cura, al poco tiempo frenó las aspiraciones de la familia diciendo «que los documentos se habían traspapelado». Hace poco, en un nuevo intento por resucitar el asunto, una nieta de Dolores Cardona, la monja dominica Carmen Varela, acudió al Arzobispado de Sevilla para entrevistarse con el cardenal de Sevilla José María Bueno Monreal. La frase con que este contestó a Carmen la desanimó: «¿Tu ves ahí la Giralda?», le dijo, «Pues aunque fuera tuya, no podrías llevártela. Lo de tu antepasado es lo mismo. Aspirais a terrenos e inmuebles que no se pueden tocar”.  

La historia casi estaba olvidada por la familia, gente humilde sin posibilidades de seguir investigando el caso. Lo que, de forma sorprendente,  ha reavivado esta irresuelta herencia ha sido un llamamiento en un programa de Radio Nacional de España llamado «Rinomicina le busca».

1805 1806 1807

Un mensaje de radio
Este espacio radiofónico, realizado desde Barcelona y emitido en España por otras 24 emisoras, está puesto al servicio de quienes sufren la ausencia de un ser querido. En él se radió en diciembre de 1960, hace ahora un año, un mensaje solicitando la presencia de los españoles apellidados Cardona, “legítimos herederos de una importante cantidad de dinero».  Una nazarena, Carmen Cardona (hija de Juan, uno de los nueve supuestos herederos) escuchó el mensaje y escribió una carta a la radio, solicitando más información. Hasta Dos Hermanas se ha trasladado recientemente un reportero de la revista «Por qué», de tirada nacional, que ha publicado un rerportaje sobre este enrevesado asunto, titulado “Los hermanos Cardona, en busca de una herencia fabulosa”. En el reportaje se especula con que la herencia pueda ascender a 1.200 millones de pesetas.

… Y La Casa Blanca
Pero el reportaje incluye más sorpresas. Además de inmensas extensiones de terrenos en Colombia o Santo Domingo, el patrimonio podría incluir el suelo donde se yergue la Casa Blanca, residencia del presidente de Estados Unidos.  
Llegados a este punto, surge una pregunta fundamental: ¿hasta dónde llega la realidad y hasta dónde el rumor en este enrevesado asunto? Si alguien pudiera apotar algún dato, rogamos no dude en contactar con este periódico.

Francisco de Solís y Cardona: el obispo tuerto (y rico)

Francisco de Solís Folch y Cardona, origen de la famosa herencia que comentamos en esta información, era hijo de José de Solís y Gante (III duque de Montellano) y de la valenciana Josefa Folch de Cardona. En su juventud perdió el ojo izquierdo mientras practicaba esgrima con el futuro rey Carlos III, lo que hizo que todos sus retratos (como el de arriba) muestren únicamente su perfil derecho. En 1752 ejerce como Obispo de Córdoba y en 1755 fue nombrado Arzobispo de Sevilla. Sus historiadores destacan tanto su esplendidez con los más pobres como su derroche y vanidad. Contaba con 75 criados, entre ellos 5 cocheros y 8 lacayos. Murió el 21 de marzo de 1775 en Roma, donde se encontraba con motivo de la elección del Papa Pío VI. Fue enterrado en la Basílica de los Santos Apóstoles, aunque su corazón, depositado en un arca, fue trasladado al Convento sevillano de Santa Rosalía, del que él mismo costeó su reconstrucción tras un incendio.

1804Los Cardona, a la espera. Bajo estas líneas, Josefa Cardona, una de los nueve hermanos de Dos Hermanas supuestos herederos de la fortuna. A su lado, Dolores, y en el extremo, José, también hermanos de Josefa. A la derecha, de este texto, anuncio del periódico catalán “La Vanguardia” haciendo publicidad del programa de radio “Rinomicina le busca”, en el que se radió el año pasado la fortuna pendiente de cobrar por los Cardona.

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre