Publicidad

En EL SENO de la Peña Deportiva Rociera nos sentimos defraudados y con un profundo desánimo a causa de la grave falta de respeto que desde el colectivo arbitral y federativo sevillano se comete con nuestro club.

La pasada temporada, participando nuestro conjunto senior masculino de la Primera Andaluza fuimos, junto con el Atlético Antoniano de Lebrija, los dos equipos que más tarjetas recibimos a lo largo de la campaña.

Curiosamente fuimos los dos clubes de la categoría que ascendimos a Tercera División, lo cual rompió toda estadística ya que nunca había coincidido el estar en lo más alto de la clasificación y contar el mayor número de cartulinas en contra. A ello habría que unir que la Rociera fue el equipo que más penaltis recibió la temporada anterior.

Publicidad

Aunque si grave fue lo de la pasada liga, consideramos que lo que sucede este año ya clama al cielo. Una persecución en toda regla contra los colores de la Peña Deportiva Rociera. En 17 jornadas que llevamos de competición hemos sufrido un total de 15 expulsiones e infinidad de tarjetas amarillas, siendo muchas de ellas de dudosa legalidad.

En cuanto a las expulsiones, creemos que desde el colectivo arbitral no se aplica sobre este equipo nazareno el mismo rasero que sobre otros. Por ello, estamos sopesando recopilar todos los vídeos posibles y ponerlos a disposición de la opinión pública en internet para que así valore libremente.

Consideramos que la campaña de persecución contra la Rociera se evidencia también en la prolongación desmedida de los minutos de descuento de los partidos, que van desde los cinco hasta los 15 disputados en el último encuentro en casa, jugado ante el Recreativo B, sin argumentos sólidos para hacerlo.

Sabemos que pesa sobremanera que un simple equipo de barrio esté disputando una categoría como la Tercera División. Así, desde nuestra humildad, solicitamos al colegio de árbitros y a la Federación Sevillana de Fútbol que nos muestren respeto como al resto de clubes de la categoría. No queremos que nos regalen nada, pero tampoco que nos lo quiten.

Trabajen por el bien de todos, porque de no ser así, acabaremos con el fútbol.

 

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre